Apoya Manuel Ballesteros a nuevas generaciones de danza contemporánea

México, 28 Feb. (Notimex).- Aunque trabaja en creaciones propias, el bailarín y coreógrafo de danza contemporánea, Manuel Ballesteros, dedica también su tiempo a apoyar a las nuevas generaciones, a través del Festival Son-A en Movimiento y de su escuela, en Hermosillo, Sonora.

En entrevista con Notimex, vía telefónica desde Hermosillo, el creador sonorense, quien ha destacado por su talento y creatividad en trabajos dancísticos presentados en importantes escenarios y festivales del país, comentó que se enfoca en estos momentos en el encuentro de Son-A en Movimiento que está por concluir la próxima semana.

Destacó que es un festival que organiza junto con su esposa, en su sexta edición que se realiza del 15 de febrero al 7 de marzo, y el perfil de este encuentro es promocionar las nuevas caras de la danza contemporánea.

Abundó que este año por primera vez cuentan con un apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en el rubro de Coinversiones, gracias a ello pudieron traer a grupos de Mazatlán, Tijuana, Mexicali, así como de Ciudad Obregón.

“La particularidad del festival es que nos presentamos en la calle, que es un espacio alternativo donde es difícil que llegue el arte, en este caso la danza contemporánea, pero también para abrir brechas, puertas, y llevar este arte a donde se pueda”, aseguró Ballesteros.

Debido a su función como organizador, solo participó en el encuentro con un opening al bailar una coreografía en co-dirección con el maestro David Barrón.

El coreógrafo comentó que de manera paralela, se encuentra en temporada en un restaurante de esa ciudad sonorense con la obra “Mamita querida”, escrita hace 25 años por el maestro Tito Vasconcelos, que le representó incursionar en el género de cabaret.

“Se presenta en un restaurante, ubicado en el centro de Hermosillo, y que afortunadamente apoya el arte de la danza; ha sido una exitosa temporada, que inició el pasado 19 de diciembre y creemos que parará las funciones en Semana Santa”, aseguró.

Otro de los proyectos es la Escuela Manuel Ballesteros Pro Danza Estudio, donde también promueve toda lo relacionado a la danza y en lo que uno cree, porque se dice que con la danza no se vive.

“Pienso que si se puede vivir, cuando se es creativo y ver todas las posibilidades en lo que a uno más le guste, creo que de esa forma uno va creando su camino en lo que más le encanta hacer, que en lo particular fue para mí la danza”, expresó.

Manuel Ballesteros, quien llegó a Hermosillo hace 15 años, después de haber probado suerte en el Distrito Federal, Cancún, Mérida y Mexicali, entre otros lugares, de pronto fue cobijado por la capital sonorense, donde cursó la Licenciatura en Danza, “definitivamente me quedé aquí, por fortuna sigo trabajando y bailando”.

También adelantó que está en el proceso de creación de una pieza sobre un cuestionamiento personal dentro del género de cabaret que se llama “¿Danza contemporánea?”, que aborda algo de lo que para unos es o define este arte.

“De pronto todos los maestros y directores tienen cada quien su versión y definición de danza contemporánea, es un abanico de respuestas tan amplio como la misma danza, que no hay una cosa que realmente la defina, pronto la presentaré”, apuntó.

El bailarín y coreógrafo fundó en 2007 su propia compañía, Asando Danza, con la cual ha producido los espectáculos: “Arriba el norte”, “NorteArte”, “Tres-3 vaquero” y “Asando”.

Con “NorteArte”, del cual tiene ya más de 200 presentaciones, le valió ser invitado a Puerta de las Américas y allí ser seleccionado dentro de una delegación de mexicanos que viajó a Shanghai, China, donde también fue un éxito.

Originario de San Luis Río Colorado, Sonora, y egresado de la Licenciatura en Artes de la Universidad de Sonora en 2002, como ejecutante de Danza Contemporánea, Ballesteros ha obtenido entre otros reconocimientos el premio como Mejor intérprete masculino en la vigésima sexta edición del premio INBA-UAM en la ciudad de México 2006, y en el Festival Internacional de Danza Lila López en San Luis Potosí (2004).