Wirikuta, territorio cósmico y de gran riqueza para los huicholes

México, 25 Jun. (Notimex).- Wirikuta, la tierra de origen, es un territorio sagrado y de gran significado para los huicholes, que alberga una riqueza en tradiciones y por su equilibrio ecológico que ha sido puesta en peligro en los últimos años por la modernidad.

Wirikuta es un territorio 191 mil hectáreas ubicadas en el estado de San Luis Potosí, en los municipios de Real de Catorce, Charcas, Matehuala, Villa de Guadalupe, Villa de La Paz y Villa de Ramos, al que los huicholes realizan peregrinaciones por ser centro ceremonial.

Según la cosmogonía Wixarika, cada uno de los cuatro puntos cardinales y el centro de la región Wixarika, poseen un territorio sagrado en el que habitan las deidades más importantes:
Teakata (Santa Catarina, Jalisco), al centro; Huaxamanaka (Cerro Gordo, Durango), al norte; Haramara (San Blas, Nayarit), al oeste; Xapawleyeta (Isla de los Alacranes del Lago Chapala, Jalisco), al sur, y Wirikuta, en el este.

Este último es el centro ceremonial de los wixaritari o huicholes, y es ampliamente conocido por la peregrinación de unos 550 kilómetros para llegar al lugar considerado como la matriz, donde se recrea la vida para su pueblo y la humanidad.

Se trata de la reproducción que hace el pueblo huichol del recorrido que realizaron sus antepasados a fin de dar origen al mundo.

Según testimonios orales y escritos, este viaje sagrado inicia desde las costas de Nayarit y Jalisco, pasando por Zacatecas y San Luis Potosí, para llegar a la localidad de Estación Wadley, situado en el municipio de Real de Catorce.

De acuerdo con el portal www.catorce.elyisus.com, este lugar sacro es reconocido como un espacio con alma, un escenario cósmico, en el que durante el canto ceremonial se dialoga con los lugares, las energías y se reconoce la importancia de todos los elementos necesarios para la vida.

Mientras que el sitio electrónico “wixarika.mediapark.net” describe que para los huicholes cada piedra, cada manantial y la integridad de las entrañas de la Sierra de Catorce tienen una historia relacionada con el nacimiento del mundo.

“A diferencia de los sitios arqueológicos al uso, Wirikuta está ´vivo´ y quien le otorga esa vida es el pueblo Wixárika y viceversa”.

Es por ello que los huicholes defienden este territorio, que a pesar de haber sido incorporado en 1988 a la Red Mundial de Sitios Sagrados Naturales de la UNESCO, y en 1994 declarado Área Natural Protegida por el gobierno local, se han otorgado concesiones a empresas mineras extranjeras en el lugar.

De acuerdo con un artículo publicado por el portal “Universia.net”, este hecho, además de poner en riesgo su cultura, hace peligrar el equilibrio ecológico, del lugar, de ahí que haya provocado movilizaciones y el acercamiento de los huicholes con otros actores de la sociedad, a quienes llaman teiwarixi, abriéndoles la intimidad de sus tradiciones, en busca de comprensión y, a la postre, apoyo.

Al respecto, el Frente de Defensa Wirikuta recuerda que este territorio alberga numerosas especies de flora y fauna, muchas de las cuales se encuentran en peligro de extinción.

A ello se suma su paisaje, el Reuu´nax o Cerro Quemado, donde según los ancianos y el Mara´akate (chamán) nace el Sol, y es uno de los numerosos sitios donde se refugian manantiales que son parte del peregrinar de los wixárika.

A partir de esa preocupación, hace unos días, autoridades de los pueblos wixárika en San Sebastián Teponahuaxtlán y Santa Catarina Cuexcomatitlán, municipio de Mezquitic, Jalisco, y Bancos de San Hipólito, municipio de El Mezquital, Durango, pidieron en una carta a las autoridades federales designar área natural protegida a Wirikuta.

Las tres comunidades recordaron en la misiva que su lucha comenzó en septiembre de 2010, en busca de parar la vorágine de las empresas mineras y agroindustriales en Wirikuta.

En la carta, que difunde el Frente en Defensa de Wirikuta Tamatsima Wa haa, reiteran que el sitio sagrado es el corazón de su cultura, que con su destrucción correría la misma suerte su pueblo y que de ninguna forma abandonarán la lucha.

Recuerdan que en estos tres años “no sólo se ha logrado demostrar la razón y el derecho que nos asiste, sino más aun se han construido con apoyo de muchos especialistas, alternativas muy avanzadas”.

En ese sentido, mencionaron “las características del enfoque biocultural de la protección federal que se requiere y que es parte del conjunto de compromisos adquiridos por México en los foros e instancias internacionales en que participamos como país”.