Pieza de Banksy figura en exposición de Museo Británico

Museo Británico
El Museo Británico presenta una pieza del elusivo artista Banksy, famoso por sus murales callejeros, en una exposición que explora la idea de que el cuestionamiento de la autoridad. Foto: NTX.

Londres, 30 Dic (Notimex).- El Museo Británico presenta una pieza del elusivo artista Banksy, famoso por sus murales callejeros, en una exposición que explora la idea de que el cuestionamiento de la autoridad, la disidencia y la objeción en general son parte integral de lo que nos hace humanos.

La exposición “Me Opongo: Ian Hislop en búsqueda de la disidencia”, patrocinada por el grupo financiero Citi, surge a partir de una invitación hecha por el Museo Británico al periodista y satírico Ian Hislop a seleccionar una serie de objetos para explorar la idea de la disensión, la subversión y la sátira.

A través de un centenar de objetos, la muestra revela que la gente siempre ha desafiado las opiniones ortodoxas para así suscitar un cambio.

Una de los más de 100 objetos que destaca es la pieza de Banksy conocida como “La Roca de Peckham”, pintada sobre un pedazo de cemento, que se hace pasar por una pintura rupestre.

En la pieza se muestra a un animal de caza y a una persona de la era prehistórica empujando un carrito de supermercado.

Banksy instaló la pieza sin permiso en el Museo Británico en 2005, etiquetada con un registro de museo falso, donde permaneció tres días sin que nadie se percatara de que algo andaba mal, hasta que una publicación en la página web del artista compartió una pista para que sus admiradores la encontraran en el recinto.

La supuesta pieza primitiva está acompañada de una placa explicando que se trata de un objeto bien preservado de la era “post catatónica”, mostrando un “hombre de la era temprana dirigiéndose hacia los cotos de caza en las afueras de la ciudad”.

Con el humor satírico que caracteriza a Banksy la placa señala que “se cree que el artista fue responsable de muchas obras a lo largo del sureste de Inglaterra bajo el apodo Maximus Banksymus”.

“Desafortunadamente el arte de este tipo casi no ha sobrevivido al ser destruído por el celo excesivo de los funcionarios municipales que no aprecian el mérito artístico y valor histórico de trazos embadurnados sobre muros”, destaca la placa.

El comisionado de la exposición señaló que la pieza de Banksy “demuestra que el Museo Británico puede aceptar una broma”, aunque en su momento no fue visto como algo gracioso por los directivos del museo.

Según Tom Hockenhull, el curador del Museo Británico que trabajó para la colección junto a Hislop, señaló que la pieza de Banksy “fue la causa de una gran vergüenza para el museo en ese momento y cuando Banksy nos pidió la pieza de vuelta, nos complació mucho devolvérsela”.

Ian Hislop es el editor desde 1986 de la revista británica quincenal de sátira y noticias de actualidad “The Private Eye”.

La publicación es reconocida ampliamente por sus críticas y satirización de personajes públicos y Hislop es conocido por su periodismo de investigación sobre escándalos y encubrimientos poco reportados.

La muestra que estará abierta al público hasta el 20 de enero revela que al correr de los siglos se ha desafiado el status quo a través de objetos.

Entre ellos se encuentra una calavera mexicana de los años 80 de papel maché que representa a un director de una fábrica que fue hecha para el tradicional Día de Muertos y es parte de la colección del museo.

Otros más son un retrato del rey de Francia Luis XVI con un sombrero revolucionario y una tableta de Babilonia del siglo VI con graffiti.