Se cumplen 60 años sin el autor infantil Constancio C. Vigil

México, 23 Sep. (Notimex).- El escritor y empresario uruguayo Constancio C. Vigil, quien es recordado a 60 años de su muerte, que se cumplen mañana, trascendió como uno de los autores más importantes de literatura infantil, que dejó un amplio legado de más de 134 libros, ente cuentos, ensayos y obras de orientación y educación.

Constancio C. Vigil vio la primera luz el 4 de septiembre de 1876, en Rocha, Uruguay, no obstante en esta comunidad solo paso un corto tiempo pues por cuestiones políticas de su padre, la familia se trasladó a Montevideo.

De acuerdo con la biografía del autor publicada en “enlacesuruguayos.com”, sus estudios los cursó en la capital uruguaya, mientras que su vacaciones las pasaba en Rocha, donde convivía con familiares, montaba su caballo y disfrutaba de la naturaleza.

A los 11 años fue un precoz periodista, con ayuda de sus hermanos y de una maestra, redactaba y editaba “un semanario de cuatro páginas, a tres columnas, con una tirada de… ¡tres ejemplares!”, recordó mucho después en su libro “Mangocho”, su sobrenombre de la infancia.

Poco tiempo después a los 19 años, Constancio fundó tres diarios en el Uruguay: “La Ley”, “El Derecho” y “La Alborada”, señalan sus datos disponibles en el sitio “gente.com.ar”.

En 1903, agobiado por las convulsiones políticas de su país cruzó el gran río para viajar a Argentina, país que lo acobijo como a uno de los suyos.

En los años de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), el autor escribió “El Erial”, libro traducido a media docena de idiomas, que presenta una metáfora contra el mal, la ignorancia, el egoísmo, la soberbia y la violencia.

En ese periodo, además reanudo su labor periodística por medio de la fundación de otras muchas publicaciones periódicas, tales como “Mundo argentino”, “Para ti”, “Billiken” y “El hogar”, todas ellas sujetas a su propia dirección.

De acuerdo con el perfil del autor uruguayo de “biografiasyvidas.com”, su fecunda actividad literaria desplegada en la capital argentina le llevó a fundar también la Editorial Atlántida.

Finalmente, el destacado escritor infantil Constancio C. Vigil murió el 24 de septiembre de 1954 a los 78 años de edad en la capital argentina.