Museo Dolores Olmedo festeja 112 años del natalicio de Frida Kahlo

Frida Kahlo
Con la exposición Frida -Mi vida- en el Museo Dolores Olmedo se conmemoró el 112 aniversario de natalicio de la pintora mexicana Frida Kahlo.

México, 7 Jul (Notimex).- Con la exposición Frida -Mi vida- de la artista alemana Renate Reichert y el espectáculo Viva la vida con Frida, en el Museo Dolores Olmedo se conmemoró el 112 aniversario de natalicio de la pintora mexicana Frida Kahlo.

En una especie de diálogo personal entre la autora germana y la artista mexicana, se pueden apreciar 47 piezas de arte-objeto, algunas de ellas plasmadas a manera de exvotos y basadas en Las dos Fridas, obra que cumple 80 años de haber sido creada.
La muestra en conjunto alude tanto al arte popular mexicano como al entorno que rodeó a Kahlo, y cada pieza fue intervenida para darle un sentido alegre, como una manera simbólica de sanar el dolor que padeció tanto físicamente, a raíz de un accidente vehicular, enfermedades y sus malogrados embarazos, como afectivamente durante su relación de pareja con el muralista Diego Rivera.

La exposición fue abierta al público este sábado, en el marco del natalicio de Frida Kahlo, el 6 de julio de 1907, y del 25 aniversario del Museo Dolores Olmedo que festejará el 17 de septiembre.

Luego de la apertura de la exposición, se presentó el espectáculo Viva la vida con Frida, escrito y dirigido por Blanca Gil, a cargo de las actrices de teatro itinerante Brenda Ballesteros y Verónica Ramos.

Dicha puesta en escena presenta dos personajes: una Frida narradora, vestida con el atuendo tradicional que la artista, y una Frida niña, un pequeño títere que lleva al público a un recorrido por la vida de la artista desde su niñez en la que por ejemplo se aborda su amor por Coyoacán, sobre todo a su Casa Azul, hasta llegar al accidente que sufrió en 1925.
Para evitar la solemnidad en el espectáculo y hacerlo de una manera lúdica y divertida, las actrices invitan a participar a la gente en momentos de la vida de Frida, como cuando se habla del papá de ella, el fotógrafo Guillermo Kahlo.

Otras dinámicas dentro de la historia es cuando la niña Frida pregunta al público sobre emblemáticos edificios de la Ciudad de México, o cuando juegan con los colores que hubo en la vida de la artista plástica.