México, 5 Sep. (Notimex).- A su paso por la ciudad de México, al lado del trío de la Orquesta Filarmónica de Nueva York (NYPO, por sus siglas en inglés), el director ejecutivo de la agrupación estadounidense, Matthew VanBesien, afirmó que con todo el ruido que genera la modernidad en el mundo, hoy más que nunca es importante acudir a los conciertos.

“Debido a la vasta oferta musical por internet y a todo el ruido que sucede a nuestro alrededor, ir a un concierto es más importante que nunca: algo real, visceral, un momento de creación y comunicación en un mundo en donde muchas cosas ya no se hacen en vivo”, subrayó el también músico en entrevista con Notimex.

Mencionó que en esta ocasión la orquesta visita México en forma de trío de cuerdas en el marco de la gira 2013 por América, en la que además de la capital de este país estará en las ciudades de Santiago, Chile, y Sao Paulo, Brasil, en una gira que abarca del 1 al 6 de septiembre, pero este “es un preludio para traer a toda la NYPO a América Latina en los próximos años”.

Sobre su paso por el país, donde ofreció tres conciertos exclusivos el 1 y 2 de septiembre pasado en el Museo Rufino Tamayo y el Palacio de Bellas Artes, afirmó que la audiencia fue deleitada por el trío de cuerdas conformado por el chelista Carter Brey, primer lugar en la Rostropovich Chelo Competition; la violinista Sheryl Staples, principal maestra concertista asociada de la NYPO, y Cynthia Phelps, viola principal y ganadora de un Grammy.

“Estaba destinado a ser algo pequeño e íntimo, un acercamiento profundo con la gente de México que a la vez nos permitiera entender esta ciudad un poco más y sentar las bases para una visita de la filarmónica”, mencionó VanBesien.

“La audiencia tuvo un gran sentido de aprecio por los músicos, estaban interesados y se acercaron a ellos para conocerlos como personas, eso era de lo que se trataba este viaje”, añadió.

El programa de esta gira incluye composiciones para cuerdas del periodo temprano de Beethoven; una pieza de Mozart escrita hacia el final de su vida, así como una obra de Erno Dohnányi, compositor húngaro al “cual mucha gente no conoce, pero que escribió excelente música de cámara”, detalló.

Cuestionado sobre si en esta gira tocarán alguna pieza compuesta por algún autor latinoamericano, VanBesien comentó que “esta vez no fue posible por cuestiones de tiempo y preparación; sin embargo, cuando venga toda la orquesta (a América Latina) vamos a querer tocar música de cada país”.

Mencionó que “existe una rica tradición sinfónica y grandes compositores en México”, pero “uno no simplemente quiere tocar música de compositores mexicanos en México como una forma de quedar bien, tocas música por su grandeza a veces sin siquiera pensar de donde proviene”.

Sobre los nuevos retos que enfrenta esta agrupación, VanBesien dijo que coincide con el director musical de la NYPO, Alan Gilbert, en honrar la tradición de una de las orquestas más antiguas del continente, pero al mismo tiempo en ser conscientes del contexto actual, “conjuntar la tradición y la mirada hacia el presente, trazará el camino para el desarrollo futuro de la orquesta”.

Cabe destacar que la agrupación neoyorquina ha desarrollado un interesante programa de contacto con el público, en el que destacan conciertos gratuitos, transmisiones en radio y programas educativos de formación de músicos y compositores dirigidos principalmente a público infantil y juvenil.

Al respecto, subrayó que “en la filarmónica siempre estamos buscando ir más allá de los conciertos y retándonos a hacer cosas nuevas, sobre todo con las nuevas generaciones. Una de las cosas que queremos a futuro es tener conciertos dirigidos a niños disponibles en internet, así como videograbar la oferta educativa de la NYPO y traducirla a muchos idiomas”.

Por último, VanBesien extendió un consejo a los músicos mexicanos: “lo más importante es tocar con el mayor compromiso, orgullo, calidad y confianza para que la audiencia pueda traducir la música y, de esa manera, establecer una conexión con la orquesta”.