Ambulantaje

La regla general de los zócalos (jardines o plazas) del país, es que estén ocupados por comerciantes ambulantes, que lo mismo venden alguna artesanía regional que un producto mágico de oriente. Se exceptúan algunos centros históricos que tienen un mayor control sobre esta actividad, como la Ciudad de Querétaro y Guanajuato.

Regularmente siempre hemos escuchado que el ambulantaje se debe a la falta de empleo y a la pobreza, pero la actividad se ha vuelto redituable, en muchos casos nos podemos dar cuenta que hay familias enteras que venden un día sí y el otro también en diversos puntos de la ciudad. El comercio siempre ha sido una gran actividad.

En días pasados fui a la ciudad de Oaxaca, muy bella por cierto, pero la plaza principal estaba invadida de comerciantes ambulantes en donde el área pública fue reducida en más de un 50%, para que de manera privada algunas cuantas personas pudieran llevar a cabo una actividad. El comercio ambulante no se convierte en atractivo turístico, no conozco a nadie que planee visitar una ciudad por su bello ambulantaje. Me parece que los Mexicanos, tenemos sentimientos encontrados al respecto, toleramos la venta de artesanías, sobre todo si los vendedores son indígenas, la comida, desde garnachas hasta jochos, pasando por todas las formas imaginables de cocinar y aderezar un elote, y los globos, los cuales entre más brillosos son más caros, pero criticamos agriamente la venta de otros productos; estamos entre un sí, un no y un quién sabe.

En lo personal lo que critico es el desorden, en donde las plazas públicas se conviertan en mercados o tianguis, los zócalos deben de ser lugares vivos, destinados a la recreación, en donde puedas ver niños correr o andar en bicicleta, mientras los padres se relajan.

San Juan del Río requiere de un reordenamiento del comercio, para la administración anterior de Gustavo Nieto no fue un tema primordial, por ello tuve serias diferencias con su equipo de trabajo, pero de manera conjunta trabajamos al menos en la creación de un reglamento de Anuncios y Toldos, el cual si se aplica, puede ayudar en mucho a la imagen de la ciudad, faltando todavía una actualización en la reglamentación del comercio en la vía pública, quien lo haga será históricamente reconocido.

Las plazas públicas son la imagen de una ciudad.

Colofón.
Mis parientes Oaxaqueños hacen muy buen Mezcal ( “De la Vega”).