Dando tumbos

*Paloma ¿de dónde vienes?…
La credibilidad de las autoridades locales, va “dando tumbos” en materia de seguridad pública y derechos humanos. Nadie tiene en San Juan del Río el valor de dar un golpe de autoridad para llamar la atención de los agentes que laboran al interior de la Secretaría Seguridad Pública Municipal (SPMM) y ahora el resultado más allá de lo anecdótico resultó trágico. No podemos tapar el sol con un dedo. Lo hemos subrayado en este espacio periodístico, en varias ocasiones.

Hemos hecho inclusive recuentos de los casos más significativos, sobre la prepotencia con la que se desenvuelve la policía local. La indiferencia con la que se comportan varios policías municipales, no todos desde luego, es el “pan de cada día”.

Y lejos de tomar “el toro por los cuernos”, los mandos operativos de la institución, incluyendo al Secretario Raúl Rosales Ramírez, se hacen “de la vista gorda” y minimizan lo que está más claro que el agua: el grueso de la corporación policiaca en San Juan del Río, no tiene la menor idea de lo que son los derechos humanos. Y no se trata de hacer “leña del árbol caído” porque mucho antes de que llegáramos a donde nos encontramos, lo señalamos, criticamos y denunciamos.

Esta semana -según la versión oficial de la SSPM- el agente municipal Iván Pérez Zavala “asignado a una comisión especial a bordo de un vehículo particular” (SIC), atropelló a una madre de familia y a dos de sus pequeños hijos, justo a fuera del Jardín de Niños “Lauro Aguirre”; a unos cuantos metros del domicilio particular del alcalde Fabián Pineda Morales.

El saldo trágico fue la muerte del menor Iker Ramírez Espinoza, quien falleció en el Hospital General producto de las heridas que recibió. El agente responsable del percance de inmediato fue entregado al Ministerio Público y luego de rendir su declaración fue ingresado al Centro de Readaptación Social (CERESO) de esta ciudad y espera a que el juez correspondiente, le fije una fianza para enfrentar su responsabilidad en libertad. Se menciona una cantidad superior a los 500 mil pesos. Sin embargo es un secreto a voces que este lamentable accidente, no se resolverá con el pago de una fianza.

Hace algunos días y a propósito de un rápido balance que realizó el Presidente Municipal Fabián Pineda Morales, de su equipo más cercano de colaboradores, el edil salió en defensa justamente del responsable máximo de la SSPM. El alcalde resaltó que su apreciación se fundamentaba en la baja incidencia delictiva, que ha mantenido el municipio desde que Raúl Rosales tomó las riendas de la institución.

Sin embargo el argumento se escurre como agua entre las manos, cuando reiteradamente la población civil es la que resulta afectada, justamente por la personas que están obligadas a preservar la seguridad pública. Ya sea por mala suerte o por capricho del mismísimo destino, pero así ha ocurrido. Claro que la muerte del pequeño Iker fue un terrible accidente. Pero una vez más el Gobierno local, antes de seguir “dando tumbos” debería de cuestionarse si dicho accidente se pudo haber evitado.

*Yo vengo de San Juan del Río…
Estamos enterados, por medio de las redes sociales, que este mismo sábado familiares y amigos de los padres del pequeño Iker, están convocando a una manifestación pública en la Plaza del Jardín Independencia. Es momento de advertir que los actores políticos en esta localidad, deberían de mantenerse al margen de participar en esta manifestación, justamente para evitar que el asunto se termine de politizar, tal y como lo adelanta y percibe el alcalde Fabián Pineda.

*Cobíjame con tus alas…
Desde luego que la andanada de comentarios que se derivaron, luego de confirmarse la muerte del menor atropellado, fueron más que severos en contra de la actual administración. Pero para ser precisos habríamos de aclarar que la gran mayoría de los comentarios vertidos, en las redes sociales, fueron elaborados por ciudadanos comunes. Aunque algunos militantes panistas también, hay que reconocer, se han visto bastante participativos.

*Que ya me muero de frío…
Quizás algunos sin mucho conocimiento, algunos más manejando versiones poco verosímiles o de plano errados por completo. Otros, sin duda, con mala fe ostentándose como siempre en seudónimos. Pero el asunto está creciendo cada día que pasa. Por todo lo anterior insistimos: urge una sacudida al interior de la SSPM. El vaso ya se derramó, ahora de lo que se trata es de comenzar a secar el charco.