Amar: El camino al espíritu

Amar: El camino al espírituEs tiempo de que haya un cambio, es tiempo que el amor germine en los corazones, es tiempo de que el amor dé luz en todos los seres, y puedan ir claros y sonrientes, ya es tiempo de que esa sabiduría del corazón acune y eleve nuestra consciencia.

En cada niño, en cada adulto y aún en las diferencias, tienen en su corazón la semilla del amor ¿porqué? por que es la naturaleza del espíritu y tiene que dar fruto.

Dentro del ser humano fluyen energías relacionadas con la materia, el alma, el éter y el espíritu, cada uno de estos flujos deben cohabitar armónicamente en el hombre. Y el individuo dispuesto a conocerse y evolucionar espiritualmente, debe desarrollar una auto observación amorosa y honesta.

La estructura social ha acostumbrado ver al hombre como una pincelada de materia, en esa representación, abunda la búsqueda del desarrollo intelectual y la separación calculadora que nada tiene que ver con el espíritu, así como tampoco la competencia, el control y la evaluación, todo esto viene del embutido de la mente.

La existencia física debe servir como instrumento de aprendizaje al espíritu. ¿Qué utilidad tienen para éste, los títulos, las propiedades?

El sufrimiento que vive el hombre, es porque ha acallado su esencia, pues aún teniendo todo lo deseable no es feliz, ni esta en paz; antepone lo que piensa, a lo que anhela; primero evalúa si esto le engrandece o le da poder ante otros, para apurarse a competir y hacer mayor la separación con los demás, haciendo más grande el vacío imposible de llenar.

El corazón es el centro magnético más fuerte dentro del cuerpo, no el cerebro; como es adentro es afuera, es una Ley del Universo.

Siguiendo la constitución de las funciones orgánicas, el orden de importancia adecuado, es el sentir antes que el pensar. Otra evidencia es, si el cerebro dejara de funcionar, el cuerpo aún vive, si el corazón deja de funcionar inevitablemente muere.

El espíritu está conectado a la experiencia física a través del corazón y al cesar sus funciones, el espíritu se desprende, más no deja de existir.

El alma es el escriba de las experiencias físicas, tan sólo es el registrador y archivador de cuanto has vivido a través de los siglos, desde el origen de la creación. El acceso deviene en los sentidos y de ella por medio de la mente también se da la interpretación.

Todo lo subjetivo viene del alma, por ende viene del pasado. Cuando un cuerpo muere el alma concentra y separa las experiencias importantes (espirituales) que se hayan vivido.

Y el éter es la energía que da movilidad en una existencia, está relacionada con los alimentos, las emociones, los pensamientos, estos se almacenan en el cuerpo etéreo. La calidad de la energía que envuelve el cuerpo, las funciones y activa la predisposición de la mente. Cuando un cuerpo muere, el éter deja de existir.

El espíritu busca la trascendencia y evolución, es el que sabe realmente que vino aprender, y esta constitución del hombre no es cuestión del conocimiento intelectualizado, es la herramienta de creación o destrucción para la misión del espíritu y has de tenerlas en cuenta si quieres florecer.

El Amor es parte de tu naturaleza, es la vibración de la que está hecho tu Ser, vivir y hacer lo que viniste a hacer está relacionado con descubrir tu naturaleza.

¿Realmente con qué vibras?, si vibras te conectas con tus virtudes al flujo de la vida y vivir es estar radiante, entusiasta y expandir armónicamente tu corazón, sin pasado… En tu camino.