Aumenta en Argentina infancia con pobreza monetaria y alimentaria

pobreza monetaria
El número de niños y adolescentes que padecen pobreza monetaria y alimentaria aumentó de manera drástica durante este año en Argentina. Foto: Ilustrativa.

Buenos Aires, 28 Dic (Notimex).- El número de niños y adolescentes que padecen pobreza monetaria y alimentaria aumentó de manera drástica durante este año en Argentina, como resultado de la crisis económica, reveló un informe privado.

La Universidad Católica Argentina (UCA) dio a conocer el reporte “La privación más urgente en la infancia: déficit alimentario y protección social”, que fue realizado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina y que refleja el impacto de la crisis.

De acuerdo con el estudio, entre 2017 y 2018 la proporción de niños que vivían en hogares con ingresos por debajo de la línea de pobreza pasó de 44 a 51.7 por ciento.

Además los niños y adolescentes experimentan niveles de pobreza monetaria casi 1.5 veces más altos que el resto de la población, lo que demuestra que hay un proceso de infantilización de la pobreza.

La investigación reveló que durante estos dos últimos años también se incrementó de 16.4 a 22 por ciento el número de niños que viven en hogares pobres y que, al mismo tiempo, experimentaron inseguridad alimentaria.

Esto significa que uno de cada cinco niños en el país sudamericano no cuenta con los alimentos necesarios para sobrevivir, mientras que la proporción de menores indigentes con inseguridad alimentaria severa pasó de 2.0 a 4.3 por ciento.

Como balance general, el estudio advirtió que en el período indicado se retrajo significativamente el porcentaje de infancias que estaban protegidas tanto de la pobreza en general como de la insuficiencia alimentaria.

De esta manera, al cierre de este año seis de cada 10 niños viven en hogares con al menos una privación y casi dos de cada 10 con al menos una privación severa.

Los datos son alarmantes porque se identificó a una subpoblación de niños que se encuentra en una situación todavía más grave porque, según reportan sus adultos de referencia, por lo menos 13 por ciento de los niños y adolescentes ha experimentado episodios de hambre.