La detienen por huachicoleo, pero sólo acompañaba a su pareja

Logran que juez incorpore perspectiva de género en sentencia.

María
María fuera detenida cuando se encontraba a bordo de un camión que transportaba hidrocarburo, situación que ella desconocía, pues su pareja no le permitía cuestionar ni decidir.

María creció en un entorno de violencia y abandono. A los 14 años de edad inició su vida en pareja con un hombre que le duplicaba la edad. Esta historia la llevó a que a sus 22 años y con siete meses de embarazo, fuera detenida cuando se encontraba a bordo de un camión que transportaba hidrocarburo, situación que ella desconocía, pues su pareja no le permitía cuestionar ni decidir.

Cuando María tenía 5 años de edad, fue abandonada por su padre, razón por la que su madre la culpó e inició la violencia física. A los 12 años lo buscó, pero él rechazó tener trato con ella. Los siguientes años para ella fueron de sumisión. Abandonó la educación primaria y comenzó a vivir con el hombre que para ella representaba la figura paterna.

Su pareja decía “es obediente, nunca cuestiona”. Fue por eso que María abordó el camión sin preguntar. En el mes de agosto de 2018 ambos fueron detenidos y presentados por la Fuerza Única de Jalisco.

Con siete meses de embarazo, su defensa legal pidió una medida cautelar para que María llevara el proceso desde su hogar, con la prohibición de salir del estado y la obligación de acudir a atención médica.

El proceso legal inició en diciembre del año pasado y para reunir las pruebas necesarias en favor de María, su abogada, Constanza Mendoza, llamó a declarar a su familia, quienes evidenciaron la situación de desventaja que había vivido la joven durante toda su vida.

En entrevista con Cimacnoticias, el director general del Instituto Federal de Defensoría Pública (IFDP) organización que llevó la defensa del caso, Netzaí Sandoval Ballesteros explicó: “reconocíamos que sí había estado en el lugar e iba en el vehículo que transportaba hidrocarburo.

Lo que logramos fue hacerle ver un contexto al juez. No sólo se le ofreció la prueba y los indicios, también tiene que ver la argumentación, la defensora alegó un desequilibrio de poder, no puedes tratar a una persona como sujeto activo de un delito cuando su rol de pareja y su rol social es pasivo.

No puedes asegurar que ella quiso robar hidrocarburos cuando lo único que hizo fue obedecer a su pareja que tenía un rol casi paternal y quien sólo le dijo ‘súbete al camión’”.

La abogada del caso e integrante del IFDP, Constanza Mendoza argumentó que la joven “no tenía voluntad de participar en ningún hecho delictivo”, y resolvió que el caso se debía juzgar con perspectiva de género debido al estado de vulnerabilidad que María vivió durante toda su historia. “Me parece que eso la llevó a involucrarse con ese hombre y finalmente estar en estos acontecimientos”.

En una primera instancia se perdió el caso y María fue declarada culpable, sin embargo, en una apelación interpuesta por la defensa, un segundo juez falló en favor de la joven. Por lo tanto, un mes con tres días después de iniciado el proceso, se decidió revocar el auto de vinculación hacia la joven de manera definitiva.

MÁS CASOS COMO EL DE MARÍA
María fue declarada inocente y llevó su proceso legal fuera de prisión debido a su embarazo; sin embargo, 50 por ciento de mujeres se encuentran encarceladas procesadas por un delito del fuero federal, de acuerdo con datos de la organización Equis Justicia para las Mujeres.

La organización ha documentado que las mujeres se ven involucradas debido a necesidades económicas, “se entrelaza con el papel social que juegan las mujeres de ser cuidadoras de sus hijos o de sus padres; son jefas de familia; y el otro factor es el afectivo, se involucran para proteger y apoyar a su pareja o al ser víctimas de violencia y obligadas por ésta”.

Por ello es importante juzgar con perspectiva de género, ya que esto “permite detectar a una posible víctima y no revictimizarla al someterla a un proceso”, explicó Netzaí Sandoval Ballesteros.

Para lograrlo, la abogada Constanza Medina afirmó “tenemos que ser sensibles. No podemos quedarnos en el hecho, debemos hacer una investigación para saber quiénes son y por qué están en ese lugar. Estas son preguntas básicas para detectar a personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad”.

De acuerdo con el IFDP, en primera instancia se debe identificar y desechar situaciones de desequilibrio de poder entre las partes implicadas, esto obliga a desechar estereotipos o prejuicios. También es necesario visualizar las situaciones de desventaja provocadas por condiciones de sexo o género, situaciones de violencia, vulnerabilidad o discriminación.

Sin embargo, no siempre es posible que las autoridades encargadas de procurar justicia incorporen la perspectiva de género. “Este caso lo muestra. Los propios juzgadores federales no estaban admitiendo una perspectiva de género. No estaban analizando el contexto que estaba demostrado”, añadió Netzaí Sandoval Ballesteros.

El director general del IFDP destacó que este caso evidencia los claroscuros que existen en el sistema penal mexicano. “Hay juzgadores que se mantienen muy cerrados a un cambio de paradigma constitucional, no solo el sistema acusatorio sino en reforma de Derechos Humanos. No aplican tratados internacionales”.

Concluyó que es necesario analizar caso por caso los desequilibrios, los contextos y no generalizar. “Hoy está de moda combatir el huachicoleo, que todos se vayan a la cárcel y no te paras a pensar que puede haber gente que es inocente y no tenía por qué estar ahí”, como le sucedió a María. (Berenice Chavarría Tenorio)