El ministro de Turismo de Uruguay, Tabaré Viera, participa en la apertura de la 67ª reunión de la Comisión Regional de la Organización Mundial del Turismo (OMT) para las Américas hoy, en Punta del Este (Uruguay). EFE/ Raúl Martínez.

Punta del Este (Uruguay), 19 may (EFE).- Pasión de multitudes, el fútbol siempre se presenta como una buena opción para mostrar cosas que van más allá de la pelota, algo que Uruguay hará este año con su enorme oferta turística en el Mundial que se disputará en Catar.

Así lo indicó este jueves durante una entrevista con la Agencia Efe el ministro de Turismo de Uruguay, Tabaré Viera, quien participó de la 67ª reunión de la Comisión Regional de la Organización Mundial de Turismo (OMT), que se celebra en la ciudad de Punta del Este, en el sureste del país.

“El fútbol es una pasión en Uruguay y con su trayectoria es también una grifa (etiqueta) que tiene Uruguay en el mundo. Lo conocen muchas veces a Uruguay por el fútbol y por sus jugadores”, dijo el titular de la cartera.

Viera contó que la cita deportiva que tendrá lugar del 21 de noviembre al 18 de diciembre será propicia para que su Ministerio efectúe acciones promocionales con reconocidos exfutbolistas, al tiempo que expresó sus “cifradas esperanzas” en que la Celeste haga un buen papel.

UNA OFERTA DIFERENCIAL

Con el fútbol como bandera, pero con otros variados atractivos, el país suramericano muestra al mundo “una oferta diferencial”, explicó el ministro con motivo de la visita de delegaciones internacionales al país suramericano.

Indicó que Uruguay “ofrece calidad” y resaltó algunas de las actividades que pueden hacer quienes llegan, como el turismo costero, el histórico, el rural, el de aventura, el minero, el fronterizo o el enoturismo.

“Creo que ese es el ‘target’ de Uruguay, quienes buscan calidad. Y de hecho es lo aceptado, porque aun con las diferencias cambiarias en la región que se imponen en este momento, que son situaciones coyunturales siempre, son muchos más los turistas que ingresan a Uruguay que los que egresan”, apuntó Viera.

También habló sobre la situación de la región y dijo que esta sigue ofreciendo “toda su fortaleza” en distintos productos, al tiempo que resaltó la seguridad que allí existe en momentos convulsionados en otras partes del mundo.

“Esta situación lamentable de guerra (en Ucrania) que nos trae tantos otros problemas al mundo entero, pero está geográficamente bastante distante y creo que también esa seguridad, alejado de los focos de conflicto, es una fortaleza que tienen América y Uruguay en particular”, aseguró.

SEGURIDAD TURÍSTICA

Finalmente, el ministro habló sobre el evento del organismo mundial y recordó que el sector turístico está saliendo de una “verdadera crisis”.

Rememoró lo sucedido en 2020, cuando se cerraron las fronteras por la covid-19, se cancelaron vuelos y se anularon reservas, lo que generó que muchas personas tuvieran dificultades para retornar a sus hogares.

“Eso demostró una debilidad en el sistema”, dijo Viera, quien aseveró que es “una obligación” encontrar una solución a esa problemática en un momento en que el sector se encuentra en una etapa de recuperación y mirando hacia el futuro.

En concordancia con ello, resaltó que el código internacional de defensa del turista, sobre el que va a trabajar la OMT en la jornada de este viernes es una “herramienta importante” para su cobertura.

“La reunión regional para las Américas de la Organización Mundial del Turismo trata entre uno de sus temas, aparte del análisis y de puntos de vista que se aportan en términos generales en lo que tiene que ver con el turismo, atender la elaboración de un código internacional de defensa del turista”, concluyó.

La innovación digital y la sostenibilidad como motores del turismo en su camino hacia la recuperación del sector tras la pandemia serán dos asuntos a debate en la 67ª reunión de la Comisión Regional de la OMT para las Américas, que se celebra en el Centro de Convenciones del complejo Enjoy, en la turística ciudad uruguaya de Punta del Este.

En paralelo, Uruguay alberga su I Congreso Internacional de Turismo, donde unos 500 participantes analizan diversos aspectos de la realidad de una industria muy golpeada por la paralización de actividades y el cierre de fronteras por la covid-19.