San Juan del Río, 13 mayo 2022.- El libramiento norponiente a San Luis Potosí, que cruza el municipio de El Marqués, en territorio de Querétaro, se ha convertido en el terror para el transporte de carga, que diariamente y, a cualquier hora, es asaltado con violencia.

Organizaciones de transportistas refieren que sus agremiados diariamente son víctimas de asalto, sobre todo al cruzar el libramiento de la Autopista México Querétaro a San Luis Potosí.

Señalaron que en la mayoría de ocasiones los delincuentes interceptan a los conductores, se los llevan privados de la libertad y los despojan de la carga, aunque reconocen que las unidades llegan a ser localizadas y los chóferes liberados.

Sin embargo, también mencionan que ya es más difícil que los choferes acepten salir a trabajar en carreteras del sur y norte del país, al mencionar que la inseguridad en la carretera es cada vez más y que muchos prefieren dejar de trabajar.

En las últimas semanas el libramiento norponiente se ha convertido en una vía federal insegura, sin que haya presencia de autoridades federales.

De ahí que denuncian que cuando llegan a ser víctimas de un delito en ese tramo de la carretera, que forzosamente cruza el municipio de El Marqués, los choferes piden apoyo en la caseta de Chichimequillas o a la policía local, pero no siempre los apoyan.

Destacan que en ocasiones los propios policías municipales los obligan a dejar de denunciar, con amenazas y hasta golpes, en los que también se ha visto involucrada la seguridad privada de la caseta de peaje en Chichimequillas.

“Ya no sabemos si denunciar un delito o un asalto, porque la propia policía te intimida y hasta te golpean por querer solicitar apoyo para que detengan a los delincuentes”, declaran algunos de los choferes que han denunciado públicamente.

Una familia que el pasado fin de semana fue víctima de asalto, señala que en el trayecto del libramiento, unos dos kilómetros antes de llegar a la caseta procedentes de San Luis Potosí a San Juan del Río, les tiraron poncha llantas en la carretera y a punto estuvieron de sufrir un accidente.

Apenas se detuvieron y llegaron alrededor de seis sujetos que los despojaron de todas sus pertenencias y después huyeron en motocicletas.

Señalan que dos de los integrantes de la familia, lograron escapar corriendo hasta llegar a la caseta de peaje en Chichimequillas para solicitar apoyo de la policía, a lo que se sumó otro transportista, al que le dejaron caer desde un puente una piedra en el parabrisas para que se detuviera.

Luego de ser asaltado, también pidió apoyo a la policía y al personal de seguridad de la caseta, pero en respuesta a sus demandas, fue golpeado con toletes y puntapiés hasta que se cansaron.

De esta manera, es que los transportistas piden a las autoridades de seguridad, en este caso a la Guardia Nacional, patrullaje urgente en ambas direcciones de ese libramiento, ya que dicen la policía municipal no les presta apoyo y al contrario temen encontrarlos porque cometen una serie de abusos en su contra.