La Semana de la Moda de Londres abrió este viernes con un desfile de la firma española SOHUMAN su edición otoño-invierno 2022 en un formato híbrido y lastrada por la ausencia de las grandes firmas británicas. FOTO: EFE/EPA/VICKIE FLORES.

Londres, 18 feb (EFE).- La Semana de la Moda de Londres abrió este viernes con un desfile de la firma española SOHUMAN su edición otoño-invierno 2022 en un formato híbrido y lastrada por la ausencia de las grandes firmas británicas.

La agenda de la Semana de la Moda de Londres parece haber cambiado para siempre debido al Brexit y las restricciones de la COVID-19. Esta nueva edición, que tiene lugar desde hoy al 22 de febrero, acoge nuevamente un formato híbrido físico-digital, con 129 marcas entre las que destaca la ausencia de grandes firmas británicas.

Tras la anulación de la edición de moda masculina el pasado mes de enero, el Consejo Británico de la Moda acoge en el mismo calendario las colecciones para el otoño-invierno 2022 de mujer, hombre y género neutro.

A lo largo de estos cinco días se celebrarán 86 presentaciones en formato físico y 61 digitales. Junto a los tradicionales desfiles de acceso restringido a profesionales e invitados, se ha puesto en marcha una iniciativa pensada para impactar directamente en los consumidores.

La City Wide Celebration es un programa de 400 eventos gratuitos organizado junto a las marcas en diferentes puntos de la ciudad.

No obstante, en la discreta revitalización de la programación persiste la notable ausencia de marcas emblemáticas como Burberry, Victoria Beckham, JW Anderson y Christopher Kane.

Entre los diseñadores consagrados de la programación destacan Emilia Wickstead, Richard Quinn, ERDEM, Molly Goddard, Simone Rocha, Stephen Jones Millinery, Vivienne Westwood y Roksanda.

Roksanda Ilinčić, la diseñadora serbia con base en Londres, será la primera en vender a sus consumidores un NFT (token no fungible) de su colección otoño-invierno 2022.

La creadora se ha asociado con Clearpay (patrocinador oficial de la Semana de la Moda de Londres) y el Instituto de la Moda Digital para innovar en el sector del diseño de alta gama a través de la web 3.0.

En este nuevo orden hay otra guardia que despierta más pasiones: son los diseñadores noveles Chet Lo, SS Daley, Nensi Dojaka, y Harris Reed.

UNA FIRMA ESPAÑOLA ENTRE LIBROS

En la primera jornada de esta edición la marca española SOHUMAN, que presentó su colección entre libros en el Instituto Cervantes de Londres, organizó tres pases para poder acoger a toda la audiencia. En absoluto silencio, su propuesta rindió homenaje a todas aquellas escritoras que tuvieron que recurrir al anonimato para ser publicadas.

Titulada “Anonymous was a woman”, el diseñador Javier Aparici -creador de SOHUMAN- recuperó una cita de Virginia Woolf: “Durante la mayor parte de la historia, Anónimo fue una mujer”. Esta frase la había escuchado desde pequeño en su casa y le sirvió de punto de partida para reconocer el papel fundamental de la mujer en el mundo de las letras con su colección.

“Las artes se inspiran en las letras, o sea, las letras son el arte del resto de las artes. Miras a los grandes diseñadores, los grandes pintores, y siempre se han inspirado en el mundo de las letras. Para nosotros era fundamental sobre todo dar el papel que merece la mujer en las letras”, dijo a Efe Aparici.

En su tercera presentación en la capital británica, el creativo contó que ha alineado los valores de la marca con el concepto de la colección.

La marca nació con la apuesta de ser una empresa de moda transparente pero también una firma sólida y eficiente. “Además de diseñador, soy un gestor y hay que vender”, afirmó Aparici, que encuadró su colección en la estrategia “See Now, Buy Now” (“Lo ves ahora, lo compras ahora”) para su clientela, principalmente británica y estadounidense.

“Es fundamental la transparencia radical porque tendrás que tender la mano al cliente para que el cliente sepa cuál es el ADN de las prendas, desde el inicio, cuando se boceta, cuando se patrona, o se elige un tejido, por qué se elige. Es importante que el cliente obtenga esta información porque hoy en día en este mundo tan masificado eso es algo fundamental”, dijo.

El diseñador utilizó seda, organza y tafetán en una paleta de negro, rojo, blanco y plata en tonos muy saturados. Los vestidos largos hechos a mano en España fueron las piezas principales con las que Aparici habló a las mujeres que comparten sus valores y buscan lo que él llama una moda única.

Londres, 18 feb (EFE).- La Semana de la Moda de Londres abrió este viernes con un desfile de la firma española SOHUMAN su edición otoño-invierno 2022 en un formato híbrido y lastrada por la ausencia de las grandes firmas británicas.

La agenda de la Semana de la Moda de Londres parece haber cambiado para siempre debido al Brexit y las restricciones de la COVID-19. Esta nueva edición, que tiene lugar desde hoy al 22 de febrero, acoge nuevamente un formato híbrido físico-digital, con 129 marcas entre las que destaca la ausencia de grandes firmas británicas.

Tras la anulación de la edición de moda masculina el pasado mes de enero, el Consejo Británico de la Moda acoge en el mismo calendario las colecciones para el otoño-invierno 2022 de mujer, hombre y género neutro.

A lo largo de estos cinco días se celebrarán 86 presentaciones en formato físico y 61 digitales. Junto a los tradicionales desfiles de acceso restringido a profesionales e invitados, se ha puesto en marcha una iniciativa pensada para impactar directamente en los consumidores.

La City Wide Celebration es un programa de 400 eventos gratuitos organizado junto a las marcas en diferentes puntos de la ciudad.

No obstante, en la discreta revitalización de la programación persiste la notable ausencia de marcas emblemáticas como Burberry, Victoria Beckham, JW Anderson y Christopher Kane.

Entre los diseñadores consagrados de la programación destacan Emilia Wickstead, Richard Quinn, ERDEM, Molly Goddard, Simone Rocha, Stephen Jones Millinery, Vivienne Westwood y Roksanda.

Roksanda Ilinčić, la diseñadora serbia con base en Londres, será la primera en vender a sus consumidores un NFT (token no fungible) de su colección otoño-invierno 2022.

La creadora se ha asociado con Clearpay (patrocinador oficial de la Semana de la Moda de Londres) y el Instituto de la Moda Digital para innovar en el sector del diseño de alta gama a través de la web 3.0.

En este nuevo orden hay otra guardia que despierta más pasiones: son los diseñadores noveles Chet Lo, SS Daley, Nensi Dojaka, y Harris Reed.

UNA FIRMA ESPAÑOLA ENTRE LIBROS

En la primera jornada de esta edición la marca española SOHUMAN, que presentó su colección entre libros en el Instituto Cervantes de Londres, organizó tres pases para poder acoger a toda la audiencia. En absoluto silencio, su propuesta rindió homenaje a todas aquellas escritoras que tuvieron que recurrir al anonimato para ser publicadas.

Titulada “Anonymous was a woman”, el diseñador Javier Aparici -creador de SOHUMAN- recuperó una cita de Virginia Woolf: “Durante la mayor parte de la historia, Anónimo fue una mujer”. Esta frase la había escuchado desde pequeño en su casa y le sirvió de punto de partida para reconocer el papel fundamental de la mujer en el mundo de las letras con su colección.

“Las artes se inspiran en las letras, o sea, las letras son el arte del resto de las artes. Miras a los grandes diseñadores, los grandes pintores, y siempre se han inspirado en el mundo de las letras. Para nosotros era fundamental sobre todo dar el papel que merece la mujer en las letras”, dijo a Efe Aparici.

En su tercera presentación en la capital británica, el creativo contó que ha alineado los valores de la marca con el concepto de la colección.

La marca nació con la apuesta de ser una empresa de moda transparente pero también una firma sólida y eficiente. “Además de diseñador, soy un gestor y hay que vender”, afirmó Aparici, que encuadró su colección en la estrategia “See Now, Buy Now” (“Lo ves ahora, lo compras ahora”) para su clientela, principalmente británica y estadounidense.

“Es fundamental la transparencia radical porque tendrás que tender la mano al cliente para que el cliente sepa cuál es el ADN de las prendas, desde el inicio, cuando se boceta, cuando se patrona, o se elige un tejido, por qué se elige. Es importante que el cliente obtenga esta información porque hoy en día en este mundo tan masificado eso es algo fundamental”, dijo.

El diseñador utilizó seda, organza y tafetán en una paleta de negro, rojo, blanco y plata en tonos muy saturados. Los vestidos largos hechos a mano en España fueron las piezas principales con las que Aparici habló a las mujeres que comparten sus valores y buscan lo que él llama una moda única.