Por cada dólar que gana un hombre blanco, las mujeres latinas reciben 57,3 centavos, lo que las obliga a trabajar 9 meses y 20 días más para ganar lo mismo. FOTO: EFE/ETIENNE LAURENT.

Washington, 21 oct (EFE).- Por cada dólar que gana un hombre blanco, las mujeres latinas reciben 57,3 centavos, lo que las obliga a trabajar 9 meses y 20 días más para ganar lo mismo, en una brecha que las hispanas luchan por cerrar en este Día de Igualdad de Pago para las Latinas.

Más de 50 años después de la aprobación de la Ley de Igualdad de Pago de 1963, esta situación se mantiene y es especialmente grave entre las latinas si se tiene en cuenta que son el “grupo más grande de mujeres trabajadoras” del país, según explicó a Efe Analilia Mejía, subdirectora de la Agencia de la Mujer en el Departamento de Trabajo.

“Hay 12 millones de mujeres latinas que trabajan en ese país, son el 16 % de la fuerza laboral”, destacó.

La funcionaria que, aunque la desigualdad es generalizada entre las mujeres, la peor parte entre los grandes grupos raciales se la llevan las latinas, pues por cada dólar que gana un hombre blanco las mujeres blancas reciben 79,4 centavos; las afroamericanas 63,9 y las latinas ganan solo 57,3.

Para ganar el sueldo que ganan los hombres blancos a los 60 años de edad, las latinas tendrían que trabajar hasta los 116 años, según Hispanas Organizadas por la Igualdad Política, un grupo con sede en California.

“La discriminación sistémica persiste y debe resolverse”, añadió el grupo. “Las latinas en California ganan 42 centavos por cada dólar que ganan los hombres blancos, en la brecha salarial más significativa del país, una tendencia persistente por más de una década”.

La brecha salarial, explicó Mejía, persiste incluso después que se consideran las diferencias educativas y así, por ejemplo, “entre quienes tienen una licenciatura universitaria, las hispanas sólo reciben el 64,6 % de lo que hagan los hombres blancos no hispanos”.

“De hecho, las mujeres hispanas con títulos universitarios de cuatro años tienden a ganar menos que los hombres blancos que no han completado ese nivel académico”, añadió.

CAMPAÑA DE CONCIENTIZACIÓN

La campaña por la igualdad de salarios incluye este año el lanzamiento de un video bilingüe en el cual artistas y personalidades latinas famosas recuerdan que alrededor de un millón de latinas quedaron sin empleo durante la pandemia de la covid-19.

El video incluye a la activista Mónica Ramírez, la actriz Adriana Barraza, la directora Patricia Riggen, la actriz Fernanda Kelly, la productora Olga Segura y la directora Gigi Saúl Guerrero, entre otras personalidades.

“La brecha salarial de género tiene un impacto perjudicial en las trabajadoras latinas, nuestras familias y todo nuestro país”, afirmó Ramírez. “Tenemos que pensar en ello como un problema de todos que hay que solucionar”.

A esta lucha se sumaron celebridades como Eva Longoria, America Ferrera, Rosario Dawson, Justina Machado, Michelle Rodríguez o Adam Rodríguez, Adrián González y varios políticos latinos.

El presidente del Caucus Hispano en el Congreso, Raúl Ruiz, dijo que debe haber “un compromiso de redoblar los esfuerzos luchando por un futuro en el cual las latinas puedan ganar el salario igualitario que merecen”.

“La pandemia ha tenido un impacto desproporcionado sobre las latinas y muchas se han visto forzadas a elegir entre trabajar para el sustento de sus familias o ser quienes daban cuidados”, agregó.

TRABAJOS PEOR PAGADOS

Una de las razones para estas diferencias es que las mujeres tienden a concentrarse en empleos compensados a nivel más bajo que otros, explicó Mejía del Departamento de Trabajo. “Empleos como el cuidado de los niños, los ancianos, los enfermos, o en la rama de hotelería”.

“El gobierno de (el presidente Joe) Biden procura ayudar a que más mujeres trabajen en sectores no tradicionales”, agregó la funcionaria. “Buscamos maneras de proveer a las mujeres oportunidades en estas carreras, especialmente las mujeres de color y latinas para asegurar que son pagadas al mismo nivel que los hombres que hacen el mismo trabajo”.

UnidosUS, una organización otrora conocida como La Raza, apuntó que en el comienzo de la pandemia, entre febrero y abril de 2020, el índice de desempleo de las latinas pasó de casi el 5 % a más del 20 % y aunque ese índice ahora ha bajado al 8,5 % las “latinas siguen encontrando barreras estructurales que impiden la igualdad de sueldos”.

Y eso, como destaca la campaña de este año, no solo las afecta a a ellas, sino que recibir un salario bajo afecta a toda la familia.