La detención en Italia del expresidente catalán Carles Puigdemont avivó este viernes la tensión política en España. FOTO: EFE/Quique Garcia.

Madrid, 14 sep (EFE).- La detención en Italia del expresidente catalán Carles Puigdemont avivó este viernes la tensión política en España, en un momento en que el independentismo en Cataluña reclama una amnistía mientras el Gobierno del país insiste en la vía del diálogo.

El político independentista espera a lo que decida un tribunal de la isla italiana de Cerdeña, donde fue detenido el jueves, confiado en su puesta en libertad pese a estar reclamado por España.

El presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, defendió que pese a las consecuencias políticas que pueda tener la detención, “hoy más que nunca es importante reivindicar el diálogo, porque el diálogo es la única vía para poder reencontrarse”.

El arresto se produce una semana después de la última reunión del Ejecutivo de Sánchez con una delegación del Gobierno regional de Cataluña, una mesa de diálogo que busca reducir las tensiones entre el independentismo, que reclama una amnistía para todos los procesados, y el Estado español.

La ministra española de Derechos Sociales, Ione Belarra, del izquierdista Podemos, coaligado con los socialistas en el gobierno, defendió la vía del diálogo para abandonar la judicialización de la política española que conlleva un “callejón sin salida” en esas tensiones.

La detención llega además en un momento en que comienza la negociación parlamentaria para aprobar los Presupuestos estatales de 2022 en España, para lo que el Ejecutivo de Sánchez puede necesitar apoyos como el de Esquerra Republicana de Cataluña, el partido independentista que gobierna en Cataluña.

Por contra, el conservador Partido Popular, principal fuerza de oposición, y los liberales de Ciudadanos reclamaron que Puigdemont sea juzgado y condenado en España.

Por parte del Gobierno regional de Cataluña, su vicepresidente, Jordi Puigneró, advirtió de que la detención hace peligrar la mesa de diálogo con el Ejecutivo central.

Puigneró participó en Barcelona, la capital catalana, en una concentración ante el Consulado de Italia para reclamar la libertad del expresidente.

La formación independentista JxCat, socia de gobierno en Cataluña, calificó la detención de “injerencia” de la Justicia española en el ámbito de la política europea, pues el expresidente es eurodiputado, y se preguntó si han intervenido “servicios de inteligencia” de España.

Entidades independentistas han convocado para el próximo domingo una movilización en Barcelona para pedir la libertad de Puigdemont.

Carles Puigdemont espera en Cerdeña a que las autoridades italianas tomen una decisión tras detenerlo anoche, mientras sus abogados intentan que recupere la inmunidad como eurodiputado.

Puigdemont fue detenido tras aterrizar en Cerdeña, donde iba a reunirse con separatistas sardos, y está pendiente de que una audiencia decida sobre su paso o no a disposición judicial.

Un juez de la isla debe decidir si sigue detenido, y en ese caso por cuanto tiempo, o no, tras su arresto al aterrizar procedente desde Bruselas, pues reside en Bélgica.

Sobre Puigdemont pesaba una orden europea de detención y entrega cursada por el Tribunal Supremo de España por delitos como el de sedición.

Sus abogados preparan una nueva demanda ante el Tribunal General de la Unión Europea para que le devuelva la inmunidad como eurodiputado, ya que en 2019 fue elegido por la candidatura de una coalición independentista catalana, Libres por Europa.