Hoy damos continuidad a este espacio de expresión en el que habremos de marcar y aportar nuestros puntos de vista sobre lo que suceda en San Juan del Río y que en muchos de los casos van a tener que ver con el actuar del gobierno y lo que aqueje en política, nuestra sociedad, instituciones y empresas que están asentadas en cada uno de los municipios y el Estado de Querétaro, siempre aportando para que la sociedad se beneficie.

Los nuevos gobierno

Vamos a empezar con los resto que tendrán los nuevos gobiernos, que en el Estado estará encabezado por Mauricio Kuri González, quien pareciera que no la va a tener fácil para la conformación de su gabinete, al tener que ceder a las cuotas de poder que estará dejando el gobernador en turno Francisco Domínguez Servién.

El gobernador electo, una vez que asuma el poder el 1o. de Octubre, empezará a definir las estrategias de gobernabilidad, sobre todo en lo que tiene que ver con los rezagos que hay en materia de seguridad que es el tema que vamos a tocar hoy, por lo que los titulares deberán ser personajes con capacidad y que no estén ya radicados en un sistema por demás comprometido.

Los ciudadanos necesitan ya mayores resultados en materia de seguridad, incluyendo a los medios de comunicación -no todos- que han sido objeto de constantes ataques por parte de las propias fuerzas  de seguridad, que violando flagrantemente los derechos humanos y las garantía individuales y del derecho a la información de prensa, son solapados por el Estado.

El gobernador del Estado electo y los alcaldes en los municipios, deberán garantizar la libre expresión, independientemente de que se trate de un medio de comunicación pequeño o grande, ya que no puede haber gobernantes indolentes a lo que están viendo y están permitiendo, lo que se traduciría en un gobierno solapador.

Lo mismo en los municipios, donde cada uno de los alcaldes en turno, deberán garantizar primero ganarse el respeto de la ciudadanía para que sean respetados, ya que no estamos en tiempos en los que la gente se queda callada a los abusos y vejaciones de quienes deberían garantizar nuestra seguridad.

Cuando un león se siente atacado, muestra las garras y si en el caso de la seguridad los elementos policíacos no se han ganado el espeto social, no esperen que sean tratados con respeto, y eso tiene que ver con la mano que gobierna, ya que es quien marca la linea a sus instituciones para con los gobernados.

En San Juan del Río, el fin de semana fuimos vilmente agredidos por un elemento que por una ‘infracción de tránsito’ si es que se cometió, arremetió a derribarme de mi motocicleta, en el piso me golpeó y me sometió con las esposas, para después llevarme a las galeras municipales, causando daños a mi vehículo y a mis pertenencias, además de lesiones que salieron posterior a la detención.

La prueba de que fue un abuso, y un abuso ordenado por el director de la corporación, Samuel García Hernández, es la información proporcionada por otros elementos que no están de acuerdo con su actuar y que son los que verdaderamente se merecen el respeto social, por su trabajo honrado y honesto, que diariamente hacen a favor de la ciudadanía.

De ahí que el presidente electo, Roberto Cabrera Valencia, debe mostrar las agallas suficientes para hacer una verdadera purga en algunos de los mandos en la dependencia de seguridad (SSPM), que es donde radica el abuso, la corrupción y la podredumbre, por lo que de no actuar desde el inicio de su gestión, seguramente será su talón de aquiles.

Los ataques a los medios de comunicación, no a todos, pero tomando en cuenta que no somos a los únicos que han agredido, son responsabilidad ya no de las fuerzas de seguridad, sino del gobernante en turno, llámese quien se llame, debido a que es el comandante en jefe, por lo que no debe estar sometido a los mandos policíacos, ya que de lo contrario, estaríamos en un municipio o estado sin gobernabilidad, tomado como rehén por las fuerzas de seguridad y sus corruptelas. Cualquier otro atentado en nuestra contra, es meramente responsabilidad del gobierno en turno, llámese municipal o estatal.  Nos leemos en la siguiente #opinión.