Jimena Pérez “La Choco” y su esposo Rafael Sarmiento denunciaron hace algunos días que su hijo menor, quien tiene autismo, fue víctima de discriminación. FOTO: AGENCIA MÉXICO.

Jimena Pérez “La Choco” y su esposo Rafael Sarmiento denunciaron hace algunos días que su hijo menor, quien tiene autismo, fue víctima de discriminación por parte del personal de un restaurante en Acapulco, Guerrero, debido a que no le permitieron la entrada al perro de asistencia del menor, de nombre Wasabi.

“Pasamos la voz no por nosotros, ni porque salimos en la tele, que lo hemos hablado con mucha gente que pasa por lo mismo que nosotros, sino porque al final se trata de una ley”, explicó la conductora por la reacción que tomaron tras el incidente.

Después de hacer la denuncia vía redes sociales, Jimena reveló en entrevista para el programa ‘Venga La Alegría’ que días después el personal del restaurante tuvo contacto con ella.

“Cuando llegamos al restaurante y nos dijeron que no se podía, en automático fue como de… a ver… entendí, dije ‘¡claro!, es porque no saben’, la gente, ese grupo del restaurante se comunicó con nosotros, nos dijeron ‘¿cómo podemos hacer para no sé, arreglar las cosas?’, (deseo) simplemente que se instruya a la gente de todos estos restaurantes y en todos estos lugares en que existe una ley, que tienen que estar informados, porque al final nosotros no somos la única familia que tenemos a alguien con trastorno del autismo”, destacó.

Por otra parte, “La Choco” comentó que recibió comentarios a favor y en contra después de hacer su denuncia. “Hay gente que dice que le gustan los perros, hay gente que dice que no le da la gana comer al lado de un perro, hay gente que dice que tiene alergias con los perros, yo creo que los restaurantes deben saber de qué manera le pueden dar servicio a todo mundo, se trata de no discriminar”.

Por último, Pérez manifestó que más que un lugar donde sean admitidos los animales de este tipo, es importante que las personas que trabajan en un restaurante sepan cómo reaccionar ante casos como el de su familia.

“No es que haya un área específica para este tipo de personas o de perros, pero ellos deben saber que existe la posibilidad de que llegue algún cliente con esto”, finalizó.