Con base en el libro "voces y sabores de la cocina otomí de Querétaro" en los barrios y comunidades de Villa Progreso, y Bernal.

Querétaro, 23 Julio 2021.- Con base en el libro “voces y sabores de la cocina otomí de Querétaro” en los barrios y comunidades de Villa Progreso, y Bernal, Héctor Latapí Lopez mencionó que en esta zona existe una gran variedad de guisos elaborados con diferentes alimentos.

Ante esto, Aurelio Sigala Páez menciona que justo en esta región del semidesierto Queretano, sus características culturales y fisiográficas particulares determinaron las formas y los elementos de la alimentación de los pobladores de la zona.

Los principales alimentos utilizados para la elaboración de guisos de la cocina otomí son nopales, verdolagas, flores de diferentes cactáceas como del xoconostle, la sábila, las tunas, los gusanos de maguey y chimicuiles.

Además, en sus preparaciones pueden utilizar otros tipos de alimentos como el garambullo, la sábila, la flor de palma, diferentes chiles y el maguey, con el cual obtienen el aguamiel para producir pulque.

El cronista municipal de Ezequiel Montes, Omar Arteaga Paz mencionó que principalmente las comidas de los otomíes están basadas en los nopales y en las tortillas hechas a partir de maíz quebrado.

“Otros platillos que se dan son el mole verde, en sus diferentes preparaciones, los nopales, también se preparan de diferente manera, como el nopal con garbanzo o con frijol, el nopal solo con torta de camarón, la torta de camarón en puro mole, en caldo o secos, otro platillo que se acostumbra es la sopa seca, que son unos fideos anchos que tiene un sabor especial” comentó.

“Dicen que la comida tiene un toque espiritual en esos días, los moles en variedad verdes, rojos; la bebida que se da es el charape con mucho piloncillo o pulque” dijo.

Entre los platillos, el autor señala que existe el mole de quiote que es elaborado con chile bandeño, chile pasilla y la flor de quiote que es un tallo grueso y recto que brota del centro del maguey y puede alcanzar alturas promedio de hasta 10 metros.

Finalmente, otro de los platillos es la elaboración de las tortitas de sábila con huevo, que es una preparación en la que a partir de huevo y harina de trigo se mezcla con las flores de la sábila y después son freídas en aceite para finalizar bañadas en una salsa roja de jitomate y chile bandeño.