Rocío Peniche Vera, se comprometió a corregir a la brevedad las “eventuales diferencias” entre el sector salud y el sector bienestar, las cuales, recalcó, no se volverán a repetir.

Querétaro, 21 julio de 2021.- La delegada de la Secretaría del Bienestar en Querétaro, Rocío Peniche Vera, se comprometió a corregir a la brevedad las “eventuales diferencias” entre el sector salud y el sector bienestar, las cuales, recalcó, no se volverán a repetir.

Esto luego de que personal de Salud de Querétaro denunció agresiones por parte de personal de la Secretaría de Bienestar durante las jornadas de vacunación contra Covid-19.

“Estamos bajo un estrés enorme, la logística, el trabajo que ha demandado estas jornadas de vacunación es enorme, probablemente ahí se aceleraron un poquito las cosas; lo respetamos, lo vamos a corregir, no se va a volver repetir y estamos comprometidos con que la relación sea cordial”, resaltó.

En ese sentido, admitió que se han registrado “eventuales diferencias” entre el sector salud y el sector bienestar, debido a que ha habido población que acude fuera del horario de las convocatorias a vacunarse y “esta no puede negarse”.

“Y es ahí donde apelamos a un poquito de flexibilidad por parte de Salud y a Salud le parece que es difícil por el tema de los horarios; esto se va a resolver”, añadió.

Por tal razón, Peniche Vera, dio a conocer que ya se habló de este tema y se propusieron algunas opciones para darle una solución, tales como: analizar la posibilidad de ampliar los horarios, trabajar los fines de semanas, cuidar las convocatorias y apelar a la población a que atienda las convocatorias en tiempo y forma para evitar ese tipo de conflictos.

“La intención es tener una relación cordial, es necesario absolutamente para poder llevar a cabo con éxito la Brigada Correcaminos y el operativo de vacunación, lo vamos a hacer, toda la disposición por parte de Bienestar de respetar espacios y tener una comunicación correcta con todos los participantes”, añadió.

La delegada de la Secretaría del Bienestar en Querétaro, consideró que se trata de “malos entendidos” y “lejos de toda intención de generar problemas”, ya que en estas Brigadas se trabaja a marchas forzadas bajo una situación de estrés intensa.