“Oye feminicida eso de estar todo el día acostado ¿verdad que no está padre? Te entiendo perfecto porque cuando intentaste matarme así estaba. FOTO: CIMAC NOTICIAS.

Oaxaca, Oax. “Oye feminicida eso de estar todo el día acostado ¿verdad que no está padre? Te entiendo perfecto porque cuando intentaste matarme así estaba; pensando y con miedo, sólo que yo sufrí mucho dolor físico, lloraba mares y aprendí a ser valiente para encontrarte”.

Aquél fue el mensaje que María Elena Ríos Ortiz, saxofonista atacada con ácido, envió a través de su cuenta en Twitter a Juan Antonio V.H. el quinto agresor todavía prófugo de la justicia.cceso a la jus

Juan Antonio V.H, hijo del exdiputado local Juan Antonio V.C. se encuentra prófugo desde hace casi dos años. Recientemente la Fiscalía General del estado de Oaxaca emitió una ficha de búsqueda en la que ofrecen un millón de pesos a quien aporte datos que permitan dar con su localización.

Todos los días, a través en sus cuentas de redes sociales, Ríos Ortiz publica la fotografía con la esperanza de que pronto sea detenido y presentado ante las autoridades por el delito de feminicidio en grado de tentativa por el que se le señala.

“Mira feminicida, te buscan y no tardas en caer porque no te puedes esconder toda la vida, me hiciste vivir el mismo infierno cuando me quemaste la piel y sí…casi muero como lo deseabas, pero por ese casi ahora estoy aquí buscando justicia”, escribió la originaria de Huajuapam de León.

Al cumplirse el pasado 9 de julio un año y diez meses del atentado contra María Elena Ríos Ortiz, de los cuatro detenidos hasta el momento uno falleció por causas “inexplicables”, tres continúan sin sentencia, y uno más sigue libre. “Me duelen los tratamientos a los que me tengo que someter y ni así quedaré igual”, escribió.

En un mensaje publicado el 8 de julio Ríos Ortiz expresó: “Cada mañana enjabono con fuerza mis cicatrices deseando se borren, pero no. Me dejaste marcada para siempre, así como serán imborrables las ganas que tuviste de matarme porque como mujer me interpretaste débil ¿Ahora recurres a las faldas para distraer tu captura”?

Luego del intento de feminicidio contra María Elena, que en un inicio fue considerado por la fiscalía como lesiones graves, el congreso de Oaxaca tipificó los ataques con ácido como un delito que se sanciona hasta con 40 años de prisión.
La reforma adicionó los artículos 412-A y 412-B al capítulo III del Título Vigésimo segundo, denominado “Delitos Contra el Derecho a una Vida Libre de Violencia” del código penal de la entidad.

En éste se especifica que si los ataques infieren una alteración en la salud o cualquier otro daño que deje una huella material en el cuerpo de la víctima, la pena irá de 20 a 30 años de prisión, además de una multa de 200 a 500 UMAS.
Y en caso de existir una relación de parentesco por consanguinidad, afinidad civil, matrimonio, concubinato, noviazgo, relación laboral o docente entre la víctima y el atacante, la pena podría llegar hasta los 40 años de prisión.