Se le hizo una propuesta a la Secretaría del Bienestar en la delegación estatal para que las empresas COPARMEX puedan funcionar como centros de vacunación.

Querétaro, 5 Julio 2021.- El presidente en Querétaro de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), Jorge Luis Camacho Ortega, informó que se le hizo una propuesta a la Secretaría del Bienestar en la delegación estatal para que las empresas COPARMEX puedan funcionar como centros de vacunación contra COVID-19, y se pueda abonar a la inmunización de personas entre 30 y 39 años.

Lo anterior, al referir que la edad que tiene el grueso de la población trabajadora va de los 30 a 49 años; por lo que al ser una gran cantidad de personas, se ha propuesto la participación de las empresas para acelerar el proceso de vacunación.

“Le hicimos la propuesta de abrir centros de vacunación en las empresas grandes, en los parques industriales y en el propio centro empresarial. La propuesta está en la mesa, no hemos tenido una propuesta favorable o no descartando. Lo hacemos ahora que empiezan los rangos de 40 a 49 y de 30 a 39, es donde está el mayor volumen de la planta laboral”, explicó.

Sin embargo, destacó que se hicieron convenios en Tequisquiapan y Huimilpan para generar horarios de vacunación a los empleados; por lo que en caso de no apoyar con sedes de vacunación, COPARMEX buscaría generar esquemas de horarios en todo el estado para permitir la inmunización a los colaboradores.

Por otro lado, Camacho Ortega aseguró que existe temor en la iniciativa privada de que la relajación de las medidas contra la pandemia de COVID-19 y el incremento de ventas en los negocios ha provocado una “falsa percepción” de crecimiento económico.

Esto, luego de que este fin de semana se diera a conocer un segundo contagio de coronavirus del gobernador del estado, Francisco Domínguez; y ante el señalamiento de que se ha disminuido el uso de los protocolos de prevención de contagio en las últimas semanas.

Asimismo, Jorge Camacho previó que algunos sectores de la sociedad están generando gastos excesivos y más deudas; pero tampoco se están respetando los protocolos sanitarios. Enfatizó que la contingencia aún no ha terminado.

“Los ciudadanos están como cualquier fin de semana; muchos no traen cubrebocas, no hay sana distancia, comienza a haber gastos. Sin embargo, esta falsa sensación de que nos estamos recuperando, nos puede llevar al contrario”, sostuvo.

En este sentido, señaló que existe el riesgo de que en la época invernal y del último trimestre del año, de seguir con estas conductas se podría registrar un “rebote” negativo en el número de casos de COVID-19 y en una nueva crisis económica.

Camacho Ortega dijo que las empresas han registrado un incremento de ventas en comparación con el año 2020 de entrada de la pandemia; no obstante, estimó que el 50 por ciento aún presentan problemas de poco capital de trabajo y niveles financieros insuficientes.