La OPEP pidió hoy que el derecho a acceder a la energía y la lucha contra la pobreza energética se aborde como asunto prioritario en la COP26 de noviembre en Glasgow. FOTO: EFE/EPA/FLORIAN WIESER.

Viena, 1 jul (EFE).- La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) pidió hoy que el derecho a acceder a la energía y la lucha contra la pobreza energética se aborde como asunto prioritario en la COP26 de noviembre en Glasgow (Escocia).

Un tema “de máxima preocupación es la pobreza energética, que afecta de manera desproporcionada a muchos países de África”, dijo el presidente de turno de la OPEP y ministro angoleño de Petróleo, Diamantino Pedro Azevedo, al inaugurar la 181 conferencia ministerial (telemática) del grupo.

“Nuestro continente necesita un acceso continuado a nuestros valiosos recursos energéticos autóctonos, incluido el petróleo, para seguir satisfaciendo las necesidades actuales y cerrar al mismo tiempo el abismo que separa a los que tienen de los que no tienen energía”, añadió.

Para el ministro angoleño, “el coronavirus es un vívido recordatorio de que el acceso a la energía debe seguir siendo una prioridad en la agenda de las deliberaciones sobre el clima que tendrán lugar este año en Glasgow”.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) se celebra este año en la ciudad escocesa, con el gran objetivo de tomar medidas a nivel global para frenar el calentamiento del planeta.

DEFENSA DEL “ORO NEGRO”

Mientras Azevedo defendía el petróleo, en Viena, donde se encuentra la sede de la OPEP, el actor y activista de medioambiente Arnold Schwarzenegger exigía más esfuerzos para acabar con la contaminación por los combustibles fósiles.

“No uses combustibles fósiles, no uses plásticos, no comas carne”, enumeró Schwarzenegger en la apertura de la llamada “Austria World Summit”, la cumbre de medio ambiente que lanzó hace cinco años.

“Quisiera señalar también el importante papel que desempeña la industria petrolera para garantizar la distribución de vacunas mediante el suministro del combustible necesario para el transporte”, declaraba, a su vez, el presidente de la OPEP.

“Además, muchos de los suministros médicos y la ropa de protección, así como los equipos esenciales en la lucha contra la covid-19, se fabrican con productos derivados del petróleo”, añadía.

TEMOR A LAS MEDIDAS ANTIFÓSILES

Estos comentarios, ajenos en principio al objetivo central de la reunión de la OPEP, que es fijar el nivel de los suministros de crudo a partir de agosto, reflejan el nerviosismo que despierta en el mundo petrolero el creciente endurecimiento de las políticas climáticas a nivel global.

La OPEP ha reiterado varias veces que participa activamente en la lucha contra el cambio climático, si bien apostando sobre todo por las tecnologías para reducir las emisiones, en lugar de medidas que reducen el consumo de hidrocarburos.

La probable caída de la demanda de crudo causada por medidas de protección del medioambiente es ya una amenaza real para los productores, cuando aún no se han recuperado del duro golpe que les supuso la crisis del coronavirus.

Según un estudio del laboratorio de ideas británico Carbon Tracker, publicado en febrero, los países que dependen de los ingresos petroleros y gasísticos tendrán que afrontar un estimado déficit de unos 9 billones de dólares (7,4 billones de euros) para 2040 si no logran una transición energética.

EL AUGE DE LOS ACTIVISTAS

Sin nombrarlos directamente, Azevedo aludió a los más recientes triunfos de activistas del medio ambiente a nivel internacional, que parecen haberse multiplicado con la pandemia.

“El activismo de los inversores y los litigios podrían tener un impacto perjudicial en la capacidad de nuestra industria para invertir en producción, tecnología y capacidad humana”, señaló.

No precisó si se refería a la sentencia en los Países Bajos que en mayo dictaminó a favor de la ONG “Amigos de la Tierra” y obligó a la petrolera Shell a reducir en un 45 % sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) para 2030.

Tampoco estaba claro si el ministro estaba pensando en el reciente logro de la firma de inversiones activista Engine No. 1, que consiguió al menos dos puestos en la junta directiva del gigante petrolero Exxon Mobil.

HITOS HISTÓRICOS

Si bien ambos hechos, hitos “históricos” para los defensores del clima, se produjeron en regiones desarrolladas donde una menor producción de hidrocarburos puede redundar en beneficio para la OPEP al dejarle más espacio en el mercado, la tendencia es claramente expansionista a todo el planeta.

La decisión de los bancos BNP Paribas, Credit Suisse e ING, de dejar de financiar el comercio de crudo de la Amazonía ecuatoriana, o la petición de más de 260 organizaciones de 49 países a 26 bancos para que hagan lo mismo con el oleoducto calefactado más largo del mundo, entre Uganda y Tanzania, son solo algunos ejemplos.

Ante esta situación, la OPEP “está preparando” un “Mesa Redonda Ministerial sobre Energía, Clima y Desarrollo Sostenible para los países productores de petróleo”, que previsiblemente se celebrará el 6 de septiembre próximo, anunció Azevedo.