Un grupo de comerciantes artesanos denunciaron que las autoridades del Municipio de Querétaro forzaron a grupos a firmar el acuerdo para el retiro de su plantón.

Querétaro, 11 Junio 2021.- La mañana de este viernes, nuevamente un grupo de comerciantes artesanos de origen indígena se manifestaron en Plaza de Armas, denunciaron que las autoridades del Municipio de Querétaro forzaron a grupos a firmar el acuerdo para el retiro de su plantón, mantenido durante 8 meses en el andador 5 de mayo.

Los indígenas aseguraron en su pronunciamiento que se violaron los derechos humanos de organización y representación, y que se redactó de forma confusa.

“Negamos que haya un acuerdo como está difundiendo la autoridad municipal. Lo que hay son amenazas de desalojo y decomiso de nuestras artesanías”, indicaron.

Después de dos reuniones, bajo la presión y con trampas, así autoridades municipales pretendieron engañar y presionar a los voceros de los indígenas para que firmaran acuerdos, sin permitir traductores de la lengua ni asesores de la confianza de los artesanos, se quejaron.

Enfatizaron que la propuesta que ha llevado este grupo a las mesas de diálogo consiste en un proyecto de “plaza o tianguis artesanal”, para instalar la exposición y venta de las artesanías los fines de semana, viernes, sábado y domingo, en tres plazas del Centro Histórico: Constitución, Corregidora y Plaza de Armas, o en su defecto, en Jardín Zenea.

Y el resto de los días de la semana, añadieron, vender sus productos en las ferias artesanales que proponga el municipio en plazas comerciales, hoteles y restaurantes; o realizar la venta “caminando” por las calles del primer cuadro de la ciudad.

Sin embargo, denunciaron que en el acuerdo firmado se redactó de forma incorrecta y se agregaron y eliminaron cosas que no formaban parte de esta propuesta; e incluso, los nombres de los firmantes son erróneos.

Además, argumentan que en el documento se alude violencia por parte de los artesanos contra las autoridades; cuando, manifestaron, la violencia surgió de los inspectores.

Finalmente, refirieron que se les obliga a pertenecer a un padrón municipal de regularización de este tipo de comercio; que les otorgaría una credencial para permitir la venta.