El informe “Es un Secreto la explotación sexual infantil en escuelas”, señala que en escuelas preescolares de México han sufrido violencia sexual y psicológica.

Querétaro, 4 Junio 2021.- El informe “Es un Secreto la explotación sexual infantil en escuelas”, revelado por la Oficina de la Defensoría de Derechos de la Infancia, señala que en escuelas preescolares de México, niñas y niños, han sufrido violencia sexual y psicológica de manera cotidiana.

Con base en solicitudes de información pública y consultas de recomendaciones de comisiones de derechos humanos, encontraron que estos abusos han acontecido en por lo menos 18 escuelas de 7 estado del país.

Estos 18 casos fueron registrados en 7 estados de la república: San Luis Potosí, Oaxaca, Morelos, Jalisco, Estado de México, Ciudad de México y Baja California, en los que fueron agredidos niños y niñas de entre 3 y 7 años de edad.

Principalmente, en el informe explican que estos abusos y agresiones fueron perpetrados por personal de las mismas escuelas o por demás adultos que trasladaban a los niños a otros lugares para cometer los abusos.

“De mayor preocupación, 10 niños y niñas describen cómo los sacaban de la escuela y sufrían abuso en otros lugares. Varios refieren casas y otros cómo eran subidos en coches”, informaron.

Por ello, en el informe se advierte que los casos identificados tiene la característica de ser patrones delictivos, marcados por acciones organizadas entre varios adultos y perpetradas de manera masiva dentro de un plantel escolar.

Además, los niños y niñas que denunciaron dichos actos, mencionaron en sus testimonios que los delitos fueron cometidos de manera visible y masiva dentro de los planteles escolares.

“Narran que las agresiones toman lugar en por lo menos 5 lugares distintos de la escuela. La mayoría de los niños y niñas refieren que fueron agredidos en un baño. Sin embargo, otros mencionan la oficina de la dirección y un cuarto de drenaje. De manera difícil de comprender, algunos niños y niñas describen agresiones que toman lugar en espacios abiertos y visibles como el patio o un salón”, informaron.

Además, en los testimonios 11 de los niños y niñas mencionaron que en estos actos otros compañeros y compañeras estuvieron presentes durante la agresión y describieron abusos cometidos en contra de otros grupos de alumnos.

Finalmente, mencionaron que esta situación ha sido de conocimiento de fiscalías locales y federales, sin embargo existe una incapacidad de realizar investigaciones adecuadas a pesar de recibir denuncias de actos de explotación sexual infantil.

“Las investigaciones tratan cada caso como aislado e ignoran dentro de la investigación la actuación conjunta y organizada de los adultos agresores. La fragmentación de la investigación, la exclusión de las víctimas y la falta de procedimientos adecuados para la testimonial infantil, se traducen en una garantía de impunidad para la delincuencia compleja contra la infancia”, concluyeron.