Manifestantes participan en la conmemoración del Día Internacional de la Mujer (2017) en una de las principales avenidas de Ciudad de México (México).

Ciudad de México, 15 may (EFE).- De los micromachismos al feminicidio, el libro “Siempre estuve en riesgo”, de Alejandra del Castillo y Moisés Castillo, busca poner rostro a los aterradores datos de los muchos tipos de violencia contra las mujeres que suceden a diario en México.

“Descubrimos que había violencias en este país que no estaban muy visibilizadas o muy contadas. (…) Lo que hicimos fue a estos datos darles un rostro para conocer bien sus historias”, relató en entrevista con Efe Moisés Castillo, escritor del libro junto a Alejandra del Castillo.

El libro recoge la voz de víctimas de diversos tipos de violencia machista, unos más visibles y otros mucho menos, como por ejemplo el acoso laboral, la maternidad forzada, la cultura de la violación, la violencia obstétrica o los feminicidios, en un país donde son asesinadas más de 10 mujeres al día.

“Pensar que una mujer vive en un riesgo constante es terrible, pero sucede en las calles, en tu casa, en el trabajo, con tu novio, en el hospital donde van a atenderte, cuando tienes un embarazo adolescente, cuando compartes una imagen íntima en confianza y se voltea… y bueno, no podemos omitir el feminicidio”, consideró Alejandra.

TIRAR DEL HILO

Al escribir juntos “Amar a madrazos” y “Los nadie”, Alejandra y Moisés fueron tirando del hilo y reconociendo temas e historias que quisieron contar en “Siempre estuve en riesgo”.

En los dos primeros libros la violencia era más explícita, por lo que, dijeron, tal vez tomaron el camino “al revés”, pero desde su oficio como periodistas ahora era el momento de contarlo.

“Estamos en una situación crítica de salud, de trabajo, de violencia contra las mujeres. Se debería decretar emergencia nacional pero parece ser que en Palacio Nacional (sede del Gobierno) se vive otra realidad”, relató Moisés.

Ambos compartieron que la necesidad para ellos era mostrar que en México hay mujeres jóvenes -y también cuentan con el testimonio de algunos hombres- que lo están pasando muy mal “y nadie los atiende adecuadamente”.

“Ojalá que este libro sea una ventana de discusión”, añadió Moisés.

Al ser preguntado sobre los avances en cuanto al entendimiento de la violencia machista y las acciones por parte de las autoridades, él no puede evitar decir: “Yo creo que en este país no se ha hecho nada”.

ESCASOS AVANCES

Según el autor, desde hace más de dos décadas con los casos de las conocidas como muertas de Juárez, la violencia no ha disminuido y no existe una política pública contundente para detener los asesinatos y la violencia contra las mujeres.

“Si desde Palacio Nacional ponen vallas y no se atreven a escuchar este movimiento de las mujeres mexicanas, yo creo que estamos perdidos cuando no hay una interlocución real con las mujeres”, añadió.

Por su parte, Alejandra mencionó el caso de Félix Salgado Macedonio, excandidato a gobernador del estado de Guerrero acusado por varias mujeres de violación y que fue apoyado por el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, el Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

“El caso Salgado Macedonio no se puede obviar. Es grave que una persona así se sustente tras un cargo de representación. (…) Si no se rompe el pacto eres parte y testigo de un problema donde no importan las mujeres”, indicó.

Por todo ello, ambos periodistas esperan crear diálogo y contribuir a que las intenciones que ya existen en la sociedad civil de forzar a que el Gobierno atienda con contundencia dicha lacra.

Y pretenden hacerlo desde cualquier espacio que se les abra, ya que con sus dos anteriores libros recibieron respuestas inesperadas en lugares inesperados.