Al cierre de las actividades de la 64 legislatura quedaron, hasta el 8 de abril, 153 iniciativas sobre violencia contra las mujeres. FOTO: SEM MÉXICO.

México, mayo (SEMlac).- Al cierre de las actividades de la 64 legislatura, según el sistema de Información Legislativa, en el Congreso de la Unión, autonombrado “Legislatura de la Paridad”, quedaron, hasta el 8 de abril, 153 iniciativas sobre violencia contra las mujeres, 11 sobre derechos sexuales y reproductivos y tres diversas, como el Sistema Nacional de Cuidados.

Es así como la 64 legislatura deja un pendiente grande. Sólo en materia de violencia contra las mujeres, las y los congresistas presentaron 185 iniciativas para reformar la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

Según el Sistema de Información Legislativa, únicamente de las iniciativas para reformar la ley de Acceso, sólo se publicaron en el Diario Oficial de la Federación (DOF), 32, mientras que otras 26 fueron desechadas o retiradas por las y los diputados y senadores.

La última reforma a la norma publicada fue presentada por la coordinadora parlamentaria del PRD (Partido de la Revolución Democrática) en la diputación, Verónica Juárez, la cual entró en vigor el pasado 12 de enero del año en curso.

La modificación presentada por la diputada perredista desde noviembre de 2018 tiene por objeto garantizar la participación de todos los niveles de gobierno en la erradicación de la violencia de género, por lo que propuso definir a este tipo de violencia como el conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida.

Asimismo, el 13 de abril de 2020 se publicó en el DOF diversas reformas a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia entre otros ordenamientos, para sancionar y tipificar la violencia política de género e incluir la perspectiva de género en todas las acciones que realicen los organismos electorales y partidos políticos.

En tanto, el coordinador parlamentario de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, propuso en febrero de 2020 unificar la tipificación del feminicidio en todo el país, también planteó que dicho delito sea imprescriptible e imponer de 40 a 60 años de prisión y de 750 a 1.500 veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización a quien lo cometa, un asunto que al final de la legislatura quedó pendiente.

Por su parte, la diputada de Morena, Lorena Villavicencio, propuso en junio del año pasado la reforma a la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República con la finalidad de crear Fiscalía Especializada en feminicidios y violencia de género y establecer que en los casos de feminicidio y homicidio doloso en contra de mujeres y niñas la solicitud de las víctimas indirectas o sus representantes legales bastara para la atracción del caso.

En materia presupuestaria, en representación del Partido Acción Nacional (PAN), la senadora Martha Márquez propuso en septiembre de 2019 una iniciativa con el objetivo de establecer que el Ejecutivo federal garantice los recursos suficientes para el mantenimiento y atención de refugios para las víctimas de violencia, y su asignación no debería ser menor a la del ejercicio fiscal del año anterior. Y quedaron en el aire las observaciones al anexo 13.

Se agrega un paquete de al menos 11 iniciativas para reformar la Ley General de Salud, y abrir un espacio para la Interrupción Legal del Embarazo, que fue “saboteada” en abril, a pesar de foros y discusiones en toda la República.

Según las legisladoras, el asunto que no se refería a las reformas penales, trataba de hacer justicia a las más pobres, quienes son las que más mueren por abortos clandestinos, independientemente de algunas decenas de mujeres perseguidas judicialmente, en casos de muy dudosa procedencia, respecto de la ILE, tantos como equivocadamente no eran abortos voluntarios, sino espontáneos.

Igualmente, el derecho a la salud sexual y reproductiva, porque en la etapa de la pandemia han escaseado los productos anticonceptivos.

Tres iniciativas, que ahora estarían en la cancha de la asamblea -la nueva legislatura-, son la de Cuidados, un asunto impulsado desde dentro del régimen, que quedó pendiente de dictamen y el que se refiere a los instrumentos menstruales.

Los pendientes podrían ser retomados por la próxima legislatura, pero tanto la Comisión de Igualdad como la de Derechos Humanos en la Cámara de la Paridad consideran que aún podrían retomarse en un período extraordinario, que en principio, como agenda, ha sido rechazado por las dirigencias de Morena, en ambas cámaras.