López Obrador, aseguró que durante su gobierno surgió la creación de la clasificación de delito de feminicidio y recalcó que antes esta tipificación para estos crímenes no existía. FOTO: TWITTER OIT MÉXICO.

México, abril (SEMlac).- El Gobierno de México depositó en julio de 2020, hace casi un año, ante la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), el instrumento formal de ratificación del Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, conocido como 189, que en teoría beneficiaría a más de dos millones de trabajadoras del hogar en este país.

Se convirtió en el trigésimo Estado miembro de la OIT y el decimoséptimo Estado miembro de la región de las Américas que ratifica el Convenio, con el cual México eleva a 81 los Convenios Internacionales del Trabajo ratificados. Por iniciativa del Senado de la República, se obligó al Gobierno a dar de alta a las trabajadoras del hogar al Instituto Mexicano del Seguro Social.

No obstante, el porcentaje de afiliadas -en un programa piloto- es mínimo y aún no se consigue el reconocimiento del trabajo doméstico como una fuente de riqueza nacional, ni se ha avanzado en crear, como se acordó, un Programa Nacional de cuidados.

El programa piloto de afiliación de las trabajadoras del hogar del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que entró en funcionamiento en abril de 2019, solamente llegó a 11.947 personas registradas de un universo de más de 2, 4 millones de trabajadoras de este sector en todo el país, según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Una de las razones por las que el número de afiliadas sea mínimo, es que solo alrededor del 50 por ciento de las empleadas domésticas alcanzan dicho ingreso, por lo cual quedan sin la oportunidad de asegurarse, de acuerdo con la jefa del Gabinete Interamericano de Seguridad Social (GISS) Leyla Acedo Ung. Y el proceso se detuvo hace un año por el covid-19.

Se ha podido precisar que, además, por la pandemia, las trabajadoras del hogar representan el sector más golpeado por el desempleo, sin ayudas programadas.

Otro obstáculo en el esquema del IMSS para este propósito es que son las mismas trabajadoras las que deben inscribirse al programa, una vez que convenzan a sus empleadores.

Marcelina Bautista, secretaria colegiada del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar, considera que efectivamente el 60 por ciento de quienes se dedican a ese sector percibe entre uno y dos salarios mínimos, por lo que el bajo salario y la falta de seguridad social es el resultado de la desvalorización social de esa actividad económica, que ni siquiera es concebida como un trabajo.

Labores domésticas en el más bajo nivel de reconocimiento
Las labores domésticas son realizadas principalmente por mujeres, según un estudio que realizó el INEGI, por lo que reveló cuánto deberían ganar a la quincena.

El 74,8 por ciento de las labores domésticas y de cuidados del hogar las realizaron mujeres y, a partir de ello, el Instituto se dio a la tarea de calcular cuánto aportaron a la quincena las mujeres que se dedican al hogar: ellas aportaron a sus hogares poco más de 60.000 pesos (3.000 dólares), cada mes, durante 2019.

Para calcularlo, el INEGI tomó en cuenta el valor económico del trabajo no remunerado en labores domésticas y de cuidados, la producción de bienes de autoconsumo y por las labores realizadas por niños entre cinco y 11 años.

Si por esas labores hubieran recibido una remuneración, las mujeres habrían aportado a sus hogares 62.288 pesos anuales (3.114 dólares), es decir, poco menos de 2.595 pesos quincenales (119 dólares), mientras que los hombres solo 24.289 (1.214dólares) en el mismo año.

En tanto, menores de cinco a 11 años que realizaron actividades del hogar durante 2020 aportaron las siguientes cantidades:
Niñas – 5.712 pesos (285 dólares)
Niños- 5.392 pesos (269 dólares)

En octubre de 2020, Luis Munguía, secretario del Consejo de Representantes y director Técnico de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Consami), anunció que las trabajadoras del hogar y jornaleros agrícolas podrían integrarse en el sistema de salarios mínimos, para que puedan mejorar sus niveles de ingreso, así como tener acceso a todos los derechos laborales, como son vacaciones, seguridad social y pensión digna. Para los cuidados, nada.

El Convenio 189
“La ratificación del Convenio 189 constituye un hito en México, ya que apoya una serie de medidas tomadas en el país en los últimos años para reconocer el trabajo doméstico y visibilizarlo, además de promover el trabajo decente para esta categoría de trabajadores”.

Pero, hasta ahora, el programa iniciado en 2019 por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y el IMSS para asegurar la incorporación de los trabajadores domésticos a la seguridad social está detenido.

La Secretaría del Trabajo señaló que la ratificación no es el fin, sino el comienzo de un trabajo conjunto entre gobierno, empleadores y, por supuesto, trabajadoras, se dijo en su ratificación y se aseguró: “No bajaremos la guardia. Debemos seguir avanzando en la promoción y la defensa de estos derechos. La Secretaría del Trabajo y Previsión Social refrenda su compromiso en continuar dignificando el empleo, y sabemos, que contamos con la Organización Internacional del Trabajo para lograr este cometido”.

Por su parte, la Subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Cancillería mexicana indicó que “con el Convenio 189, el país refrenda su compromiso con los estándares de la OIT y con el multilateralismo, y hace patente su renovada política exterior en materia de derechos humanos y su recién estrenada política exterior feminista”.

“Al ratificar este Convenio, el Estado mexicano refrenda su compromiso para saldar esta deuda con acciones concretas a favor de ellas, quienes en su mayoría son mujeres y niñas, migrantes, indígenas, y que enfrentan condiciones de vulnerabilidad. Su contribución a la economía del país y al bienestar de las familias y de la sociedad en su conjunto es fundamental y finalmente es reconocido”, agregó.

El director general, Guy Ryder, al recibir virtualmente el instrumento de ratificación del Convenio 189 por México, declaró:
“El Convenio 189 tiene por objeto mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los millones de trabajadoras y trabajadores domésticos en el mundo, asegurándoles un trabajo decente que les brinde protecciones equivalentes a las de los otros trabajadores. Los trabajadores domésticos se encuentran entre los trabajadores más precarios y peor remunerados.

“Asimismo, suelen trabajar en condiciones de informalidad en las que son privados de los derechos fundamentales de los que gozan los trabajadores en otros sectores, tales como jornadas máximas de trabajo, derecho a tiempo de descanso, un salario mínimo que les permita satisfacer sus necesidades, y acceso a la protección social, incluyendo protección de la maternidad. La decisión del Gobierno de México de ratificar el Convenio núm. 189 confirma su voluntad de extender los derechos básicos a todas sus trabajadoras y trabajadores y refuerza las medidas ya tomadas a nivel nacional”.

“Finalmente, reconociendo la importancia de México en la región de las Américas, así como a nivel internacional, se espera que la ratificación del Convenio 189 incite a otros países a unirse a una creciente coalición de Estados que están tomando medidas eficaces para proteger los derechos de las trabajadoras y los trabajadores domésticos con miras a garantizar que estos trabajadores puedan gozar de un trabajo decente y digno”, añadió el Director General.