López Obrador, aseguró que durante su gobierno surgió la creación de la clasificación de delito de feminicidio y recalcó que antes esta tipificación para estos crímenes no existía. FOTO: Presidencia de la República.

México, abril (SEMlac).- El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que durante su gobierno surgió la creación de la clasificación de delito de feminicidio y recalcó que antes esta tipificación para estos crímenes no existía, ya que se consideraban únicamente como homicidios.

“En el caso de los feminicidios, antes no se consideraban feminicidios, eran homicidios. Esta clasificación comienza con nosotros, por eso el aumento de feminicidios, antes se asesinaban a las mujeres y no eran feminicidios”.

Sin embargo, el Presidente no tomó en cuenta que la clasificación y definición del delito de Feminicidio comenzó hace al menos 10 años; que la cuenta de los feminicidios la hicieron organizaciones sociales, como el Observatorio del Feminicidio, y que las modificaciones para que cualquier homicidio contra mujeres se investigue como feminicidio, fue un acuerdo de la Suprema Corte de la Nación, por la sistemática negativa de ministerios público y que luego, se modificó en la Cámara de Diputados la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida sin Violencia, por un grupo plural de diputadas, y no por el gobierno, como afirma. Más bien este gobierno ha desestimado a las víctimas directas e indirectas del feminicidio.

La reacción de los gobiernos contra la existencia de este grave crimen fue histórica. Durante la primera investigación realizada en 2005 en la Cámara de Diputados que dio lugar a la ley, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en la Ciudad de México, negó a la entonces diputada Marcela Lagarde y de los Ríos, realizar esa investigación en la ciudad de México, porque el presidente de la República de aquel momento negó el fenómeno y dijo que por representar un gobierno democrático, no había feminicidios en la capital del país.

Ahora, dice el Presidente que no era así. Y agregó que aún con resistencia, cada vez que hay un asesinato de una mujer se tiene que considerar feminicidio, y no solo eso, “se tiene que castigar a los responsables”, puntualizó el mandatario.

El Ejecutivo Federal recalcó que se está avanzando para que regrese la paz y la tranquilidad a México, combatiendo lo que consideró la principal causa de este delito, la corrupción. Pero, mirar al feminicidio como solamente un delito es reducir a nada la honda diferencia social, cultural y económica, entre hombres y mujeres.

Es cierto que tenemos que combatir la desigualdad, pero entender que por esa desigualdad en lo económico y lo social se generan injusticias y violencia, porque en el período neoliberal no se hablaba de la desigualdad. El tema de la desigualdad fue definido al estallido de la Revolución Mexicana y fue el tema de gobiernos por 70 años. No se resolvió en ningún gobierno, revolucionario, tecnócrata o neoliberal, ni en el actual.

Quienes fueron los causantes de esta decadencia de la crisis de México, ahora, además de querernos culpar, se han convertido en feministas, ambientalistas, en defensores de los derechos humanos porque están muy inconformes con el hecho de que nosotros nos hemos dedicado a combatir el principal problema: la corrupción, detalló el mandatario.

Desde los años 80, cuando el Congreso empezó a discutir la violencia contra las mujeres, en este tema han participado mujeres y hombres, de los más variados grupos políticos y sociales. En las cámaras actuaron grupos de congresistas plurales, a favor de eliminar la violencia y reconocerla o en contra.

El Ejecutivo federal aclaró que en su Administración se respetan los derechos humanos como nunca antes.