López Obrador, negó hoy que tenga "una fijación contra España" pese a sus críticas a lo que él percibe como censura, autoritarismo y corrupción de políticos. FOTO: EFE/ Presidencia De México.

México, 4 mar (EFE).- El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, negó hoy que tenga “una fijación contra España” pese a sus críticas a lo que él percibe como censura, autoritarismo y corrupción de políticos y empresas del país.

“No estoy todo el tiempo viendo periódicos, para que no se piense que es una fijación en contra de España; respeto mucho al pueblo español”, manifestó el mandatario en su rueda de prensa matutina en el Palacio Nacional.

“Es un pueblo ejemplar, trabajador, amante de la justicia. No: me refiero a las autoridades, a la llamada clase política, porque eso no solo es de un país, es de todos”, añadió.

El presidente mexicano hizo estas declaraciones al criticar las restricciones que impondrá España para evitar que las mujeres se manifiesten presencialmente el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, aunque omitió reconocer que es para contener la pandemia de covid-19.

“Aquí no, aquí bienvenidas al Zócalo o a las plazas, a ejercer su derecho de manifestación”, declaró el presidente.

Mientras atacaba a la prensa crítica con su gobierno, López Obrador recordó el caso del rapero catálan Pablo Hasel, condenado en España a nueve meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona.

“Ponía yo el ejemplo de cómo un joven rapero en España hace una canción, cuestiona al rey y supuestamente exalta al terrorismo y a la cárcel, eso nosotros no lo vamos a hacer aquí, libertad a todos”, sostuvo.

López Obrador ha criticado a España de forma recurrente desde que llegó a la presidencia de México, en 2018.

En marzo de 2019 envió una carta al Rey Felipe VI y al papa Francisco para pedirles que ofrezcan disculpas a los pueblos originarios de México en 2021, cuando se cumplen 500 años de la conquista española.

El presidente lamentó que existan “afanes colonialistas” tras la visita en noviembre pasado de la ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, quien reiteró que no habrá disculpas.

Pero el mandatario también ha acusado de corrupción a empresas españolas del sector de la construcción y la energía.

Incluso, ha citado la conducta de compañías energéticas de España como un motivo para presentar su reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, que se aprobó esta semana para “rescatar” a la empresa del Estado, la Comisión Federal de Electricidad (CFE), del “saqueo” de los extranjeros.

El presidente mexicano acusó hoy a la prensa nacional y extranjera, incluyendo diarios españoles, de responder a los intereses de estas empresas.

“Claro que ahora que se aprobó la reforma eléctrica, pues esos medios están en contra de nosotros, pero a todos les ofrezco disculpas, porque nosotros tenemos que defender -es nuestro trabajo- a los ciudadanos, defender la Hacienda Pública”, indicó.