Un exmilitar de 33 años fue acusado formalmente por un gran jurado en Tallahassee, la capital de Florida (EE.UU.), por proferir amenazas violentas contra ultraderechistas. FOTO: EFE/ WILL OLIVER.

Miami, 19 feb (EFE).- Un exmilitar de 33 años fue acusado formalmente por un gran jurado en Tallahassee, la capital de Florida (EE.UU.), por proferir amenazas violentas contra ultraderechistas después de la toma del Congreso en Washington por partidarios del ya expresidente Donald Trump, informaron este viernes medios locales.

Daniel Baker está detenido desde el 15 de enero, cuando el FBI se presentó en su casa de Tallahassee por unos panfletos en los que pedía a la gente que se enfrentara “con armas de cualquier calibre” contra los “terroristas” del Capitolio.

Los fiscales destacaron que Baker tiene un historial de retórica y amenazas violentas en las redes sociales y sus acciones “claramente representan una amenaza para el orden público” durante una época de “alarma y agitación generalizada en nuestra nación”.

Su abogado defensor alegó que los comentarios de Baker son una pura “hipérbole” y sus amigos, que testificaron a su favor ante el gran jurado, subrayaron que el procesado, que estuvo en el Ejército y luego luchó como voluntario en Siria contra el Estado Islámico, no es un terrorista, según el diario Tallahassee Democrat.

El juez Michael J. Frank, que ordenó que Baker permanezca en prisión hasta el juicio, consideró que el contenido de los panfletos no está amparado por la primera enmienda de la Constitución de EE.UU., que protege los derechos a la libertad de religión y a la libertad de expresión sin interferencia del gobierno.

El fiscal federal Larry Keefe dijo en un comunicado de prensa que aunque algunos medios muestran “simpatía” por Baker, la acusación considera que “intentó detener físicamente la expresión de opiniones políticas diferentes a las suyas, potencialmente a través de la violencia armada”.

“Esta oficina y nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley están comprometidos con proteger la seguridad pública sin importar de dónde provenga la amenaza y estamos seguros de que las acciones de Baker serán tratadas adecuadamente a través del proceso judicial”.

El Tallahassee Democrat se hizo eco de una historia sobre Baker publicada recientemente por el Washington Post en la que se indica que pasó años desempleado y sin hogar en Tallahassee.

Según documentos de la corte federal, también es un instructor de yoga certificado y un experto en artes marciales que alguna vez quiso ser técnico médico de emergencia.

Baker se incorporó al Ejército en 2007, pero fue dado de baja en un año por ausentarse sin permiso.

En 2017 viajó a Siria para unirse a las Unidades de Protección Popular, también conocidas como YPG, para luchar contra ISIS (Estado Islámico).