Mujeres indígenas y afromexicanas aseguraron que todavía existe discriminación contra esta población. FOTO: CIMAC NOTICIAS.

Ciudad de México.- Mujeres indígenas y afromexicanas aseguraron que todavía existe discriminación contra esta población, por eso llamaron a las instituciones electorales y a los partidos políticos a garantizar su derecho a la participación política en el actual proceso electoral.

Aunque en México hay alrededor de 119 millones de habitantes, de los cuales 25 millones se autoadscriben como indígenas, en los comicios las jóvenes indígenas y afromexicanas son consideradas las acarreadas, edecanes, porristas o quienes pegan propaganda y llevan el agua a los líderes políticos durante lo mítines de campaña.

En esto coincidieron la lideresa política y gestora afromexicana del estado de Guerrero, Mijane Jiménez Salinas, y la expresidenta de Concertación Agraria de la Comunidad Wixárica de San Bestian en el estado de Guadalajara, Sitlali Chino Carrill, al participar este 13 de enero en el foro virtual “Retos y perspectivas de la paridad. Reflexiones desde la mirada de las mujeres jóvenes indígenas y afromexicanas”, que organizó el Instituto Nacional Electoral (INE).

Las defensoras señalaron que las jóvenes tienen opiniones y agendas políticas que pueden impulsar desde los cargos públicos, y que las mujeres indígenas trabajan directamente con las comunidades, realizan consultas para saber qué necesita la población y, aunque enfrentan las resistencias de una sociedad machista y patriarcal, buscan que más mujeres accedan a espacios de decisión.

Al respecto, Mijane Jiménez Salinas destacó que cuando se habla de juventud en política se cree que a las jóvenes sólo les importa la fiesta o las redes sociales. Sin embargo, ellas tienen una participación activa y no sólo buscan que se garanticen derechos como como la cultura, el deporte y la salud sexual y reproductiva, también les interesa las agendas nacionales.

Por su parte, Sitlali Chino Carrill coincidió en que la participación ciudadana de las mujeres jóvenes indígenas siempre ha estado presente y, si bien la violencia y el racismo no son problemáticas nueva, muchas buscan participar en los partidos políticos o en las juntas comunales para promover políticas públicas en beneficio de los pueblos.

La consejera del INE, Carla Humphrey Jordan, afirmó que garantizar la participación de las mujeres indígenas y afromexicanas en los procesos electorales ha sido una lucha constante en la que no se puede ceder ni un espacio, por eso recordó que desde 2018 los organismos electorales han tomado medidas afirmativas temporales, cuyo objetivo es que las personas de estos pueblos y comunidades puedan estar en los espacios públicos.

“Nos parece además muy importante que desde sus comunidades puedan aportar lo que interesa a cada una de ellas, puedan promover acciones como políticas públicas, como aprobación de leyes, como presentación de iniciativas, como por ejemplo la de destinar un porcentaje del presupuesto público para acciones concretas para favorecer el ejercicio de los Derechos Humanos en estas comunidades”, dijo.

Candidaturas indígenas para diputaciones federales
En 2018, el INE y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinaron que en la elección de diputaciones federales los partidos políticos deberían postular, atendiendo el principio de paridad de género, a 13 personas adscritas como indígenas en 13 de los 28 distritos con más de 60 por ciento de población indígena. Como resultado de esa acción afirmativa fueron electos 10 hombres y tres mujeres.

En seguimiento a esta decisión para fomentar la participación política de las comunidades originarias, en el actual proceso electoral el INE acordó que los partidos deben postular por lo menos 21 candidaturas indígenas para buscar una diputación federal. Las personas postuladas deben competir por distritos que tengan más de 40 por ciento de población indígena.

Además, para cumplir con el principio constitucional de paridad de género, como se hizo en la elección de 2018 para renovar las 500 curules de la Cámara de Diputados, en esta ocasión 11 de estas candidaturas deben ser de mujeres.

La Cámara de Diputados se integra por 500 representantes, de los cuales 300 son de mayoría relativa y 200 de representación proporcional, por ello las autoridades electorales también pidieron a los partidos incluir en sus listas de representación proporcional la postulación de al menos nueve candidaturas indígenas, las cuales deben estar en las primeras 10 fórmulas de sus listas, con el objetivo de aumentar las posibilidades de que sean designadas como diputadas.

Este acuerdo del INE fue impugnado por los partidos políticos, pero en diciembre pasado la Sala Superior del Tribunal Electoral confirmó las candidaturas indígenas (por voto directo y representación proporcional) y ordenó al INE precisar cuáles son los 21 distritos en los que deberán registrar candidatos indígenas, pues son 28 los distritos federales con más de 40 por ciento de esta población. Se preve que este viernes el INE informe cuáles son los distritos donde aplicará esta cuota.