La vuelta a los cuadriláteros de las leyendas del deporte del boxeo, sigue sin aportar valor deportivo. FOTO: EFE/Sergei Ilnitsky.

Redacción deportes (EE.UU.), 27 nov (EFE).- La vuelta a los cuadriláteros de las leyendas del deporte del boxeo, los estadounidenses Mike Tyson y Roy Jones Jr., prevista para este sábado, sigue sin aportar valor deportivo, y más después de conocerse las normas por las que se va a regir el combate exhibición.

La nueva idea de sacar del retiro a dos iconos del boxeo para enfrentarlos en un evento que será trasmitido en vivo por el sistema de pago, que también contará con actuaciones musicales, es visto por los aficionados como un intento más de hacer “caja” por parte de Tyson, de 54 años, que cobrará 10 millones de dólares, y de Jones Jr., tres años más joven, que recibirá otros tres.

Toda esta idea ha sido objeto de serias críticas que solo empeoran a medida que se acerca la fecha de la pelea, que tendrá como escenario en el Staples Center, de Los Angeles.

Pero el golpe definitivo al poco valor deportivo que generaba el evento llegó después de los últimos anuncios de las reglas, incluida la de que no se permitirá que haya ‘nocaut’, algo que ha sido considerado por los verdaderos aficionados al boxeo como un auténtico “insulto” y más al tratarse de la categoría reina.

Pero la Comisión Atlética de California (CSAC, en inglés) no permite que boxeadores con edades superiores a los 50 años puedan quedar ‘nocaut’.

Ante ese impedimento, los aficionados que se emocionaron cuando vieron vídeos de Tyson lanzando golpes de poder en el gimnasio y esperaban que hubiera algo de eso en la pelea, ya lo tienen descartado por completo y es la primera gran “decepción” deportiva del evento.

El árbitro será el encargado de controlar, en todo momento, con su intervención, que la “intensidad de exhibición” por parte de ambos púgiles no vaya más allá de cumplir con unas reglas que nada tienen que ver con el deporte del boxeo.

Lo anterior “garantiza” que el combate llegará al final de los ocho asaltos establecidos, al menos que haya una lesión o corte grave, pero carente de emoción, intensidad y suspense que ofrecer a los aficionados por parte de ambas leyendas.

Los asaltos también han sido limitados a dos minutos de duración, por lo que el máximo de acción será de apenas 16 minutos, otro elemento más de falta de tiempo material para que se pueda ver a Tyson y Jones Jr. golpearse con una mayor dureza.

Por si lo anterior no era ya lo suficientemente “frustrante”, a nivel deportivo, el utilizar guantes de apenas 12 onzas, reducirá significativamente la potencia de los golpes, lo que asegura que el ‘nocaut’ no se dará bajo ninguna de las circunstancias.

Lo único positivo de esta pelea será la posibilidad de ver a “Iron Mike” y “Captain Left Hook” de nuevo en el cuadrilátero, suficiente para que haya interés en verlos de nuevo en acción.

Ambos púgiles, en la promoción de la pelea, han insistido que van a salir a “matar”, algo que nadie entiende como puede suceder bajo las reglas por las que se va a guiar el combate, se piensa que, entonces, el gran protagonista será el árbitro que deberá intervenir constantemente para controlar esos instintos “asesinos” de los pugilistas.

Hasta el momento se desconoce cual será la formula mágica que puedan tener ambas leyendas del boxeo mundial para poder, al menos, entretener a los aficionados que quieran seguir la pelea.

Aunque Tyson pudo dar una pista, ayer, jueves, cuando en el tradicional “Día de Acción de Gracias”, en un vídeo promocional, se le ve comiendo la ‘oreja’ de Jones Jr. y bromeando que “sabe mucho mejor que la de Evander”, en un gesto de asentimiento al infame momento en el que le mordió un trozo de oreja a su compatriota Evander Holyfield durante su pelea en 1997.

Tyson compiló un récord de 50-6 durante su carrera. Pero no ha peleado desde junio del 2005 cuando perdió ante Kevin McBride al parar su esquina la pelea.

El excampeón del mundo dijo después del combate que ya no tenía “las agallas para estar en este deporte”.

Su última victoria fue contra Clifford Etienne en febrero del 2003.

Por su parte, Jones Jr. terminó su carrera en el boxeo con marca de 66-9 y 47 nocáuts. Su última pelea fue en febrero de 2018 contra Scott Sigmon en la que ganó por decisión unánime.