La energética Iberdrola entregó este miércoles al Senado de México 1.000 despensas para los damnificados por las intensas lluvias e inundaciones. FOTO: EFE/Iberdrola.

México, 25 nov (EFE).- La energética Iberdrola entregó este miércoles al Senado de México 1.000 despensas para los damnificados por las intensas lluvias e inundaciones en los surorientales estados de Tabasco y de Chiapas, y anunció que planea la entrega de otras 4.000 despensas en los próximos días.

“Iberdrola lleva más de 20 años en México comprometida con los mexicanos y con el país, y sabemos perfectamente que en estos momentos complicados con desastres naturales es imprescindible la colaboración entre las Administraciones públicas y la iniciativa privada”, expresó el director general de la empresa en México, Enrique Alba, durante la entrega.

El huracán Eta, que impactó a principios de noviembre en Centroamérica y el sureste de México, dejó en Tabasco 8 muertos y 302.498 afectados, y en Chiapas 20 muertos y 54.976 afectados.

Además, las lluvias siguen en la región, donde esta semana se evacuaron varias poblaciones por el desbordamiento del río Usumacinta, el más caudaloso del país.

Tras oficializar la entrega de 500 despensas para Tabasco y otras 500 para Chiapas, Alba dijo que las empresas tienen la “obligación” de devolver a la sociedad lo que esta les da mediante un “dividendo social”.

Además, dijo que en los próximos días entregará a otras dependencias oficiales 4.000 despensas adicionales para las personas afectadas, las cuales “necesitan nuestro cariño, apoyo y solidaridad”, agregó.

El presidente del Senado, Eduardo Ramírez, del oficialista Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y quien precisamente es originario de Chiapas, agradeció el apoyo y opinó que las empresas, el Gobierno y el Senado pueden impulsar juntos el “desarrollo”.

“En el Senado respaldamos y somos solidarios con aquellos empresarios con dimensión social que tienen como objetivo elevar la calidad de vida de los trabajadores”, dijo.

En el evento, celebrado en una sala del Senado, también estuvo presente Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) en México, quien dijo que en los momentos difíciles, como en las inundaciones y los terremotos, toca agarrarse “de la mano” y trabajar “codo con codo” para salir adelante.

Mientras que la senadora Mónica Fernández, originaria de Tabasco, tierra natal del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que esas lluvias “no se habían dado en toda la historia” y agradeció el “apoyo de todos los mexicanos y los amigos de otros países”.

“Tengan seguro que vamos a hacer llegar estas despensas tan importantes”, expresó.