Existen inconformidades de parte de los vecinos del Parque Alcanfores, por la instalación del Centro Municipal de Atención a Personas en Situación de Calle.

Querétaro, 23 Noviembre 2020.- La directora del Instituto para Prevenir y Eliminar Conductas de Riesgo en el municipio de Querétaro, Adriana Bouchot Beltrán, reconoció que existen inconformidades de parte de los vecinos del Parque Alcanfores, por la instalación del Centro Municipal de Atención a Personas en Situación de Calle.

La funcionaria precisó que entre las principales molestias de la ciudadanía, se encuentra el cierre de este espacio recreativo en muchas áreas, sin que puedan ser utilizados por los habitantes de colonias aledañas.

Afirmó que la delegación del Centro Histórico ha trabajado con colonos de la zona, con el objetivo de llegar a consensos.

“Es natural que las personas de pronto puedan manifestar inconformidad. Estamos trabajando en ello, y principalmente este vinculo lo lleva el delegado del Centro Histórico”, comentó.

Y es que el espacio que ocupa dicho centro y que ha albergado a más de 150 personas desde el pasado mes de mayo de este año es de dos hectáreas, dentro del parque Alcanfores.

Bouchot Beltrán aseguró que se pretende mover este espacio a otro lugar del municipio, pero consideró que permanecerían en el parque hasta el mes de enero.

Al respecto, la directora reveló que se está trabajando con el gobierno capitalino, para la conformación de un programa integral con políticas públicas definidas para la atención de personas en situación de calle.

Precisó que se analizan presupuestos, el diseño del programa y la operatividad para el paquete de egresos municipal 2021; el cual funcionaría como un “hogar de transición”.

“Esto ya está en una mesa de trabajo que tenemos con la secretaría de gobierno, con el síndico y con diversas instancias del municipio. El objetivo es hacer un protocolo que pueda reglamentarse en cabildo, y que permita consolidar esta política publica”, argumentó.

No descartó que se pueda contemplar infraestructura, evaluando al momento propiedades municipales ya existentes donde podría establecerse este hogar de transición.