Un grupo internacional de científicos ha identificado un nanoanticuerpo sintético desarrollado a partir de un nanoanticuerpo presente en llamas. FOTO: EFE/ Paolo Aguilar.

Berlín, 4 nov (EFE).- Un grupo internacional de científicos ha identificado un nanoanticuerpo sintético desarrollado a partir de un nanoanticuerpo presente en llamas y camellos que podría servir para combatir el coronavirus por su función para impedir que llegue a infectar células humanas.

El nanoanticuerpo se denomina “sybody 23” y los científicos han podido comprobar que desactiva el virus en ensayos in vitro, informó este miércoles el Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL por sus siglas en inglés).

El nanoanticuerpo sintético desarrollado a partir del de esos camélidos podría actuar mediante el bloqueo de las interacciones de dos tipos de proteína mediante las cuales el SARS-CoV-2 puede infectar células.

Lo que se trata de conseguir es el bloqueo de los conocidos como “dominios de unión al receptor” (RDB por sus siglas en inglés), la interacción entre una proteína del virus y otra de la superficie de una célula humana.

El nanoanticuerpo sintético tiene la capacidad de bloquear los dos tipos de posiciones mediante los cuales los RDB actúan.

El grupo internacional de científicos que ha llevado a cabo esta investigación está integrado por investigadores de la Universidad de Zúrich (Suiza), del Karolinska Institutet (Suecia) y del EMBL y el Centro de Biología de Sistemas Estructurales (CSSB) de Hamburgo (Alemania).

El laboratorio de la Universidad de Zúrich ha desarrollado una plataforma tecnológica para seleccionar nanoanticuerpos de grandes bibliotecas sintéticas y el EMBL de Hamburgo ha probado su estabilidad, eficacia y precisión de unión, llegando a la conclusión que el “sybody 23” es particularmente eficaz para bloquear la unión del virus a las células.

Para saber exactamente cómo interactúa el “sybody 23” con los RBD virales, los investigadores han analizado la unión de este nanoanticuerpo a los RBD mediante la dispersión de rayos X y se ha llegado a la conclusión de que el anticuerpo en cuestión consigue bloquear las áreas donde normalmente se uniría el virus.

Se ha utilizado también un virus diferente con la proteína del SARS-CoV-2 en su superficie, llamado lentivirus por su largo período de incubación, y los científicos han observado que el “sybody 23” desactiva con éxito el virus modificado in vitro.

“Los resultados de este proyecto mantienen la promesa de una forma potencial de tratar la covid-19”, dice Christian Löw, uno de los científicos principales del estudio, en un comunicado del EMBL, aunque serán necesarias pruebas adicionales para confirmar si este procedimiento podría detener la infección por SARS-CoV-2 en el cuerpo humano.

Ya el pasado 20 de octubre, un equipo de investigadores argentinos anunció el desarrollo de un ensayo que avanzaba que los nanoanticuerpos provenientes de las llamas “muestran capacidad de neutralizar la infección por coronavirus” y que por lo tanto pueden resultar en tratamientos innovadores contra la enfermedad y complementar a las vacunas.