Querétaro, 26 Octubre 2020.- En la Sierra Gorda del estado de Querétaro, parte fundamental de la región de la Huasteca, el Zacahuil ha sido uno de los platillos gastronómicos más jóvenes de Jalpan de Serra, pero que es desconocido como tradicional por provenir de otros estados de la República.

La señora Marisela Chávez Pérez cuenta con un espacio comercial donde promueve este alimento, el cual surge desde tiempos prehispánicos como un proteínico necesario y parte de la alimentación de nuestros antepasados.

Chávez Pérez relató que el Zacahuil es un “tamal gigante”, que de manera artesanal es elaborado en 100 hojas de plátano, envolviendo masa de maíz quebrado, carne y salsa, preparado artesanalmente durante cuatro horas, y con un cocimiento en horno de 17 horas.

La palabra proviene del náhuatl Zacahuili, que significa zacate o con sabor a zacate. Proviene principalmente de zonas huastecas como Veracruz y San Luis Potosí.

Sin embargo, al contar Querétaro con un gran región huasteca, principalmente de Jalpan de Serra, la señora Marisela ha buscado revivir este platillo en la gastronomía de la sierra estatal.

“Se introdujo a la Sierra porque la cultura huasteca estuvo aquí en tierras queretanas, pero emigró a tierras fértiles como lo era la huasteca potosina. Aquí se quedaron muchos vestigios ancestrales; es retomar nuestra gastronomía”, comentó.

Puntualizó que ella tiene más de 17 años vendiendo zacahuil a los jalpenses, y que el sazón queretano es muy particular, comparándolo con la preparación en otros puntos de la huasteca.

Incluso, la señora Marisela aseguró que los extranjeros que visita el municipio ya conocen este platillo, muy solicitado por ellos; pero a nivel local, existen algunos sectores que lo desconocen como alimento tradicional.

Al respecto, refirió que hace falta difusión por parte de las autoridades turísticas para la promoción de la gastronomía de la sierra, por lo que exhortó a dar a conocer el zacahuil y su sabor.