A lo largo de su vida, ha quedado claro el desprecio que AMLO tiene por las reglas, por la transparencia, por la democracia, por la autonomía de las instituciones, por todo lo que no le beneficie o sobre lo que no tiene el control, los video escándalos lo ponen al descubierto.

Siempre ha insistido en que es honesto, porque vive en esa extraña dimensión en la que, lo que se toma para la acción política no es corrupción, corrupción es robar para uno mismo. Por eso insiste en que es honesto, porque (casi) no toma nada para él mismo.

Aunque vivió doce años sin ingresos, pero nunca sin camionetas, guaruras, secretarios y apoyos, eso no es corrupción (en su lógica), porque se trata de trabajo político. No le parece corrupción haberse hecho de departamentos para cada uno de sus tres hijos, ni un rancho para pasar su vejez, porque eso es razonable para alguien que ha dedicado su vida a la lucha política. La Revolución le ha hecho justicia, pues, y eso no puede considerarse corrupción.

Así que a la rifa del avión que no incluye el avión, al aumento de las gasolinas que no es gasolinazo, al pico de la pandemia que no es pico, al ya rescatamos Pemex, pero sigue en virtual quiebra, al no militarizaremos la seguridad pública pero la Guardia Nacional es militar, al no hay desabasto, pero no hay medicinas, el no endeudamiento, pero sí subió la deuda, súmele él no es corrupto tomar limosnas mensuales de un trabajador del que unos días antes había presumido como “honesto”, y aportaba 430 mil pesos al mes sin ser declarados, solo una persona, sería interesante que al igual que ordenó que se filtrara la denuncia de Lozoya, transparentara las cuentas donde la gente “depositaba”, eso le daría credibilidad.

PEMEX que merece un análisis aparte, no solo lleva perdidos 700 mil millones de pesos en lo que va de la transformación de cuarta, dinero que haría toda la diferencia para los 20 millones de mexicanos y mexicanas que se quedaron son ingreso y sin empleo, gracias a la falta de apoyo, no sólo no aumentó su producción de crudo como lo prometió el presidente al tomar protesta, sino que tiene la producción de petróleo más baja desde 1979.

Y la inflación que mide el aumento en los precios de la canasta básica subió a 3.99% nivel no visto desde junio del año pasado, mientras que tenemos más gente desempleada, empresas tronadas, deserción escolar, una pandemia que no baja y ya es catastrófica de acuerdo con las palabras del propio López Gatell, la canasta básica aumenta y la gente sufre más, pero todo eso se puede cambiar por un video, como si eso cambiara la realidad de millones de mexicanos que sufren la incapacidad del gobierno a diario.