Imágenes de granja de patos de foie gras, con maltrato y condiciones sanitarias insalubres, han dado lugar a la apertura de una investigación judicial. FOTO: EFE/Caroline Blumberg/Archivo.

París, 20 ago (EFE).- La difusión de imágenes de una granja de patos de foie gras en el País Vasco francés, con maltrato de los animales y unas condiciones sanitarias insalubres, han dado lugar a la apertura de una investigación judicial y ponen en la picota a un sector con un prestigio muy cuestionado últimamente.

La asociación L214, que milita por la erradicación de las explotaciones ganaderas en nombre del respeto de los animales, puso en línea este jueves unas imágenes que afirma haber grabado en los últimos días en una granja de la localidad de Lichos.

En su vídeo se pueden observar cadáveres de patos que llevan varios días en las jaulas al lado de otros vivos, y todo eso en un suelo donde proliferan gusanos, ratas, estiércol y purines que incluso se vierten al exterior de una de las naves.

“La situación de esta granja es catastrófica. Las condiciones de vida de los animales asustan, los riesgos sanitarios son elevados, los daños al medio ambiente alarmantes y las condiciones laborales para los empleados simplemente horribles”, escribe en un comunicado L214.

El ministro de Agricultura, Julien Denormandie, reaccionó con otro comunicado de su departamento en el que señaló que desde que tuvo conocimiento encargó una investigación sobre esa explotación a la prefectura (delegación del Gobierno).

El miércoles ya se trasladó hasta allí un equipo de inspectores que constató incumplimientos de la reglamentación.

Hoy estaba prevista una inspección veterinaria que debía realizar un examen detallado de los animales y tomar “las medidas de salvaguarda necesarias”.

Esa inspección administrativa podría dar lugar a la suspensión de la actividad, advirtió el Ministerio, que añadió que en paralelo se ha abierto un procedimiento ante la justicia que podría prohibir a los propietarios tener animales, en caso de delito.

Denormandie hizo hincapié en que “este caso aislado no puede ser generalizado” ni servir para desacreditar al sector del foie gras en su conjunto.

La responsable del Comité Interprofesional de Palmípedos de Foie Gras (Cifog), Marie Pierre Pée, insistió en que debe ser la inspección veterinaria la que confirme las acusaciones de L214 que, subrayó, utiliza una “estrategia de linchamiento” de los ganaderos.