Jorge Rivadeneyra Díaz, Presidente en Querétaro de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA).

Querétaro, 31 Julio 2020.- El presidente en Querétaro de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA), Jorge Rivadeneyra Díaz, aseguró que respalda la decisión del gobernador Francisco Domínguez Servién, en caso de determinar un nuevo cierre de actividades ante la pandemia por COVID-19.

El empresario admitió que aún existe mucha renuencia por parte de la ciudadanía a seguir medidas de prevención del contagio, en las calles, sitios de recreación o reuniones, entre otras acciones; en contraste, señaló, las fábricas mantienen los protocolos.

“Estamos totalmente de acuerdo con el gobernador. Si no somos capaces de controlar los contagios, tenemos que ser mas enérgicos. Nosotros pensamos que en las fábricas, en las industrias, los protocolos se están siguiendo al pie de la letra, de manera muy concienzuda”, argumentó.

Asimismo, lamentó las cifras que a nivel federal advierten una caída del 18 por ciento en la economía nacional, así como un retroceso económico equivalente a 10 años.

Sin embargo, resaltó que a pesar de que las empresas están trabajando al 50, 60 o 70 por ciento de sus capacidades, la capacidad instalada permanece, por lo que en cuanto mejoren las condiciones de salud, la recuperación económica podría ser rápida.

Lo anterior, destacó, solo si se toman medidas como apoyos con créditos a las industrias, evitando las caídas fuertes como se han hecho en el estado, no así de parte de la federación.

Por otro lado, reconoció que han registrado contagios en algunas empresas; ante ello, afirmó que casi el 100 por ciento de los mil 200 empresarios agremiados han generado convenios con instituciones para la aplicación de pruebas.

En este sentido, Rivadeneyra Díaz, detalló que algunos se han acercado con la Universidad Autónoma de Querétaro, y con laboratorios clínicos prestigiados, para detectar casos positivos de COVID-19.

Por último, reportó que están en un 10 por ciento menos de productividad, y que operan en números rojos en el marco de esta crisis económica.