Cientos de estudiantes regresaron este viernes a la escuela en una localidad de Georgia, una de las primeras en el país en reanudar las clases. FOTO: EFE/Quique García/Archivo.

Georgia (GA), 31 jul (EFE News).- Cientos de estudiantes regresaron este viernes a la escuela en una localidad de Georgia, una de las primeras en el país en reanudar las clases en medio de la pandemia del coronavirus, que en el país ha matado a más de 150.000 personas e infectado a más de 4,4 millones de personas.

Los cuatro colegios públicos de la pequeña ciudad de Jefferson, localizada al este de Atlanta, abrieron esta mañana sus puertas por primera vez desde marzo, cuando la COVID-19 forzó el cierre de la mayoría de los distritos escolares del país, luego de que se adoptaran una serie de medidas para “mitigar la propagación” del virus.

Las autoridades del distrito escolar, que tiene una de las mejores calificaciones en todo Georgia, también le dieron la opción a los padres que no se sentían cómodos de enviar a sus hijos a la escuela de comenzar el año escolar de manera virtual, aunque la mayoría optó por las clases presenciales.

“Los niños deben ir a la escuela. Muchos padres trabajan y además es la mejor opción porque los niños van a sufrir mentalmente quedándose encerrados en casa”, dijo a Efe Luis Hernández, un padre de origen mexicano, cuyos dos hijos, de 12 y 15 años, comenzaron este viernes la escuela.

El mismo sentir de Hernández lo comparten muchos residentes de esta pequeña comunidad de clase media de unos 12.000 habitantes, de mayoría blanca no hispana según el Censo, de los cuales 3.724 son estudiantes y 235 son maestros de las cuatro escuelas públicas de Jefferson, de acuerdo a datos del distrito escolar.

“Aquí la mayoría son republicanos y, aunque creen que el virus es real, dicen que no es algo tan grave”, dijo Hernández, que trabaja en uno de los restaurantes mexicanos de la localidad, que está ubicada en el condado de Jackson, donde se habían confirmado hasta el jueves 884 casos de COVID-19 y 13 muertes.

El mismo presidente Donald Trump ha presionado a los gobernadores para que abran las escuelas, incluso cuando los casos de coronavirus aumentan, y ha amenazado con quitarles los fondos a los distritos que no lo hagan.

El caso de Jefferson no es único en Georgia, uno de los estados más afectados por el coronavirus en las últimas semanas y donde hasta este jueves se cuentan 182.286 casos y 3.671 muertes.

Aunque la mayoría de los distritos escolares más grandes del estado han optado por comenzar el año escolar con clases virtuales, entre ellos la ciudad de Atlanta y los condados de Gwinnett y Fulton, otros como Chattooga, en el noroeste del estado, también reanudó esta semana las clases presenciales.

De los más de 2.600 estudiantes que componen este distrito escolar, solo unos 200 se matricularon en las clases virtuales en este condado, donde se reportan solo 166 casos de coronavirus y dos muertes.

MASCARILLAS SON OPCIONALES
En Jefferson, las autoridades escolares aseguraron que el regreso a clases este año escolar “será diferente” y que se han tomado medidas para mitigar el contagio, pero no hicieron obligatorio el uso de tapabocas, una decisión que ha sido cuestionada por algunos padres y estudiantes.

“El sistema escolar reconoce la importancia de las cubiertas faciales para mitigar la propagación del virus, y nosotros recomendamos enérgicamente a nuestro personal y estudiantes que los usen, particularmente en áreas donde el distanciamiento social no es factible. Proporcionaremos un tapaboca al personal y a los estudiantes”, señala una carta del sistema escolar enviada a los padres.

Aunque esta decisión no preocupa a muchos padres como Hernández, otros sí han expresado su inquietud y ha comenzado un campaña en las redes sociales para hacer obligatorio su uso y hasta el 27 de julio, habían recogido más de 700 firmas en Change.org de las mil que se habían propuesto.

Aunque hay algunos padres preocupados, “hay muchos que están entusiasmados con el regreso de sus alumnos a la escuela”, dijo la superintendente escolar de Jefferson Donna McMullan.

“Reconozco que hay sentimientos de aprensión, considerando que las escuelas han estado cerradas desde el 16 de marzo de 2020. Independientemente de la fecha de inicio, habrá mayores niveles de ansiedad debido a las incertidumbres que rodean la situación de COVID-19”, agregó.

La nueva guía de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), dada a conocer la semana pasada, recomienda la apertura de las escuelas en sitios donde el virus está bajo control, tras considerar que “el COVID-19 representa un riesgo relativamente bajo para niños en edad escolar”.

A nivel nacional, este jueves se llegó a la cifra de 4.487.072 casos confirmados de COVID-19 y la de 151.794 fallecidos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local es de 72.238 contagios más que el miércoles y de 1.347 nuevas muertes.