México, segundo lugar en diversidad de tarántulas en el mundo
La Profepa destacó que México ocupa el segundo lugar del mundo en diversidad de tarántulas, con 13 géneros y 92 especies distintas. FOTO: TWITTER @PROFEPA_Mx.

México, 2 Jun (Notimex).- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) destacó que México ocupa el segundo lugar del mundo en diversidad de tarántulas, con 13 géneros y 92 especies distintas, 93 por ciento de las cuales son endémicas del país.

De acuerdo con la dependencia, la diversidad de los arácnidos mexicanos es sólo superada por Brasil y se suma a los 144 géneros y 973 especies de tarántulas distribuidas en todo el mundo.

A pesar de ello, advirtió, las tarántulas son un grupo susceptible al tráfico ilegal nacional e internacional y cada vez son más buscadas en diversos países como mascotas exóticas.

De 2015 a la fecha, indicó, la Profepa ha asegurado 256 ejemplares de estos ejemplares, entre los que destaca la tarántula Brachypelma con 109 aseguramientos.

Ante esta situación, la dependencia afirmó que aplica distintas acciones de inspección y vigilancia para combatir de manera frontal el tráfico ilegal de especies de fauna y flora, y con ello el de las tarántulas, pues siete de estas especies se encuentran enlistadas en NOM-059-SEMARNAT-2010 se encuentran siete especies.

De forma natural, explicó, las tarántulas se distribuyen desde el suroeste de los Estados Unidos de América hasta gran parte de Sudamérica, así como en las islas del Caribe, mientras que otras especies se localizan en el sur, este y oeste de África, e incluso en Asia su presencia destaca en países e islas del sur y sureste de este continente.

En el caso de México, esta especie habita en todo el territorio nacional y su mayor número de endemismos se encuentra en la región del Pacífico, en los estados de Jalisco, Michoacán, Guerrero y Oaxaca.

La Profepa destacó que la mayor parte de los arácnidos son depredadores y juegan un papel fundamental en el medio ambiente, pues se consideran agentes de control biológico eficiente ya que se alimentan de pequeños artrópodos como chapulines, cucarachas, escarabajos; y vertebrados como ranas, lagartijas, serpientes, pájaros y hasta roedores.

De esta forma, señaló, contribuyen en la regulación del tamaño de poblaciones de insectos y pequeños vertebrados, pero al mismo tiempo son alimento de mamíferos como coatíes, mapaches, zorras, y otros mamíferos de tamaño similar, así como aves carnívoras y de lagartijas.

Asimismo, indicó que estas arañas pertenecientes a la familia Theraphosidae, que agrupa a las arañas más grande y vistosas del mundo, son todas venenosas y, si se les provoca o son mal manejadas, morderán para defenderse.

Aunque aseguró que la mordedura de algunas especies sudamericanas puede ocasionar trastornos serios a la salud, detalló que la toxicidad del veneno de los ejemplares pertenecientes a los géneros Aphonopelma, Brachypelma, y Sericopelma no pone en peligro la vida de los humanos, pero la mordedura suele ser dolorosa y dejar enrojecimiento, hinchazón, y dolor leve que puede durar durante algunas horas antes de desaparecer.

En cuanto a las tarántulas mexicanas, estas poseen un veneno muy poco tóxico, que no origina más que una ligera inflamación y molestia local en personas sensibles, aunque en ocasiones su mordedura puede ser dolorosa por el impacto de los poderosos quelíceros.

La Profepa explicó que, además del tráfico, las tarántulas enfrentan graves amenazas como la fragmentación, deforestación y el cambio de uso del suelo que disminuyen sus poblaciones en su hábitat.

A ello se suma que poseen gran popularidad como mascotas, lo que ha derivado el incremento del saqueo y sobrexplotación de algunas especies como el caso del género Brachypelma.

Tan sólo en la última década del siglo XX, el precio de las especies de este género aumentó entre los coleccionistas, atraídos por su tamaño mediano a grande, y su longitud de cuerpo que varía entre 35-70 mm, dependiendo de la especie.

Este género, añadió, se puede encontrar desde México hasta Costa Rica y a él se suman las especies de la zona del Pacífico de México que destacan por sus patas coloridas con bandas rojas, conocidas como Brachypelma de patas rojas.

Otras, principalmente encontradas en la zona del Atlántico de México y a través de Centroamérica, son de coloración totalmente oscura con pelos largos rojos en el abdomen, pertenecientes a la especie Brachypelma de cadera roja (o trasero rojo).

La Profepa recordó que las plantas y animales se encuentran protegidos y regulados por la Ley General de Vida Silvestre y el Código Penal Federal, por lo que la dependencia aplica distintas acciones de inspección y vigilancia para combate frontal contra el tráfico ilegal de especies de fauna y flora, en cada uno de los eslabones de la cadena: extracción, acopio, transporte, distribución, comercio y posesión.