Baja la demanda de mujeres de otros estados para ILE, en la capital, se mantiene
La gerente de servicios Mexfam A.C, confirmó que la demanda de usuarias foráneas que solicitan una ILE, ha bajado durante la contingencia por COVID-19. FOTO: CIMAC NOTICIAS.

Ciudad de México. La gerente de servicios médicos de la Fundación Mexicana para la Planeación Familiar, Mexfam A.C, Adriana Domínguez Torres, grupo que opera tres clínicas de aborto en la Ciudad de México, confirmó en entrevista con Cimacnoticias que la demanda de usuarias foráneas que solicitan una Interrupción Legal del Embarazo (ILE), ha bajado durante la contingencia por COVID-19.

La disminución fue de un 23 por ciento. Los principales estados de origen de las usuarias que acudieron en el mes de marzo fueron Estado de México, Guanajuato, Querétaro, Quintana Roo y Morelos. Mientras tanto, la demanda de usuarias residentes en la Ciudad de México no ha bajado.

Cabe destacar que los servicios de atención sí se redujeron según la Secretaría de Salud, y que las clínicas que realizan abortos pueden enfrentar problemas de abastecimiento, falta de personal, y contagio ante la crisis del COVID-19.

Por ejemplo, los hospitales que ofrecen el servicio gratuito de ILE, como el Hospital General Ajusco, el Hospital General Dr. Enrique Cabrera, el Hospital General Ticomán, o los Hospitales Materno Infantiles, podrían recibir una sobrecarga de pacientes con COVID-19, una vez que el país entra en la fase 3 de la epidemia.

Adriana Domínguez Torres explicó a esta agencia que las clínicas de Mexfam están siguiendo un plan de contingencia estricto: mandaron a casa al personal que entra en los grupos vulnerables, como personas con diabetes o hipertensión.

Desde la entrada, se mide la temperatura de las pacientes y se les pide lavarse las manos antes de acercarse al personal. Se espaciaron las sillas en las salas de espera, hay marcas de distancia en los pisos, y se intercalan las citas.

En caso de que una clienta entre con síntomas, se le hace un cuestionario para averiguar si podría haberse contagiado con COVID-19, si existen dudas, se relega a la paciente a los hospitales correspondientes. Por el momento, no sería posible hacer una cirugía a una persona comprobada positiva para COVID-19, dijo Domínguez Torres.

Sin embargo, Mexfam está avanzando la telemedicina para las personas confinadas en casa. En la CDMX, es posible hacer un aborto con pastillas abortivas, Mifepristona y Cytotec, hasta la semana 10 de gestación, explicó. La supervisión médica podría ser garantizada vía telemedicina.

Al mismo tiempo, aseguró, la IPPF (International Planned Parenthood Federation, por sus siglas en inglés), organización a la que pertenece Mexfam, busca constantemente asegurar los recursos ante la emergencia sanitaria, para que los centros siempre puedan contar con el equipo de protección necesario.

Para las ILE, que son intervenciones de primer nivel, se necesitan más que todo cubrebocas, guantes, goggles, batas, y gel antibacterial, explicó.

La Secretaría de Salud confirmó a Cimacnoticias que se está trabajando en un plan estratégico ante la contingencia.

Pero hasta el momento, no se sabe cómo las autoridades planean separar las pacientes requiriendo una ILE de las y los pacientes altamente contagiosos en cada uno de los hospitales, o cómo garantizarán el servicio una vez que el personal sufra la sobrecarga de trabajo, la falta de equipo de protección, o la reducción de personal debido a la cuarentena preventiva y por enfermarse con COVID-19.

Teresa Herrera, vocera de la Fundación Marie Stopes, que opera ocho clínicas en la Ciudad de México, advirtió que se podría descuidar la atención a la salud reproductiva, además de alterar las cadenas de suministros.

“Todos estos factores pueden provocar que la gente busque abortos inseguros”, indicó. “Debemos recordar que la atención del aborto es un servicio tiempo-dependiente que no podemos diferir sin tener profundas consecuencias en la vida de las mujeres y sus familias.”