Montserrat Oliver sufre estragos de una enfermedad

Montserrat Oliver sufre estragos de una enfermedad
Montserrat Oliver reveló los momentos de angustia que vivió con una enfermedad que la aqueja desde inicios de este año, llegó a pensar que era coronavirus. FOTO: AGENCIA MÉXICO.

Montserrat Oliver reveló los momentos de angustia que vivió con una enfermedad que la aqueja desde inicios de este año, misma que un momento la llevó a pensar que era coronavirus.

“El 3 de enero me enfermé de una gripa muy fuerte, me dio mucha calentura, tos seca, todas esas cosas y nadie sabía qué era, no sabíamos ni del coronavirus, igual ni era, igual y sí fue, y ni cuenta me di… estaba muy enferma y no se me quitaba”, relató la conductora de televisión en su canal de YouTube.

Acto seguido, Montserrat confesó que, tras diversos malestares, fue que decidió tomar medidas más drásticas. “Me duró todo el tiempo… se me quitaba cuatro días y me volvía a sentir mal, se me quitaba y regresé a sentirme congestionada, con dolor de cabeza, escalofríos y dije ya estoy harta de esto, hágame análisis y resulta que tengo una bacteria”, dijo la también modelo.

Sin embargo, ahora que ya sabe que es la enfermedad que la aqueja, debe tomar algunas medidas para combatir su padecimiento, pues debido a que se encuentra aislada en su rancho de Texas, en Estados Unidos, junto a su prometida Yaya Kosikova, a causa del covid-19, es que se somente a un fuerte tratamiento que le aplican en su propio hogar.

“De la única manera en que me la pueden quitar es con un antibiótico muy fuerte en la vena, pero no me podían meter a los hospitales por el coronavirus, entonces viene un enfermero todos los días, durante ocho días, a ponerme en la vena la inyección con el antibiótico”, explicó.

Por último, Oliver comentó que los doctores le dijeron que era probable que la bacteria la pudo contraer por el aire acondicionado de los aviones, mostró la forma en que debe estar conectada la inyección en su brazo y detalló: “no puedo hacer lo que normalmente hago en el ranchito porque ayer se me andaba regresando la sangre y hoy el enfermero me regañó”.