Querétaro, 18 Marzo 2020.- Con dos votos a favor y una abstención, se rechazó la iniciativa de ley que reforma la Constitución Política del Estado de Querétaro, El Código Penal para el Estado de Querétaro y la Ley de Salud del estado, para garantizar la interrupción legal del embarazo.

Esto, luego de que se llevó a cabo la sesión ordinaria de la Comisión de Puntos Constitucionales, donde se abordó como único punto del día el análisis y discusión de la iniciativa, que el 3 de marzo de 2020 la diputada de Morena, Laura Polo Herrera, presentó para la despenalización del aborto en las primeras 12 semanas de gestación.

Durante la sesión, el diputado local por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Hugo Alejandro Cabrera Ruiz, pidió que se decretara un receso para no discutir el tema en medio de una contingencia de salud.

Asimismo, el diputado local del Partido Acción Nacional y secretario de la comisión, Antonio Zapata Guerrero, leyó los posicionamientos de los municipios de Querétaro y Cadereyta, referentes a la iniciativa.

En el municipio de Querétaro, se aprobó el dictamen, mientras que el municipio de Cadereyta votó en contra: ambos ayuntamientos recalcaron la importancia de la defensa de la vida, como argumento para priorizar este derecho.

Tras una acalorada discusión entre Antonio Zapata Guerrero (PAN), Laura Polo Herrera y Fabiola Larrondo Montes (Morena) y Elsa Méndez Álvarez (Partido Encuentro Social), se dirigieron mensajes de apoyo y rechazo a la acción del aborto.

Por su parte, la diputada presidenta de la comisión de Salud en el congreso, Karina Careaga Pineda, pidió a los miembros de la comisión de puntos constitucionales que no se votara en referencia a la despenalización del aborto sin antes escuchar todas las voces, de especialistas y la sociedad civil.

En el marco de esta situación, se esperaban manifestaciones de asociaciones feministas en contra de este proceso legislativo, momentos en el que el congreso mantiene puertas cerradas como medida de prevención ante el Coronavirus.

A través de un comunicado, más de 40 organizaciones civiles lamentaron las condiciones de la discusión del tema, toda vez que no estuvieron presentes representantes de la sociedad.

“Rechazamos de manera categórica el uso político que se le ha dado a los derechos y los cuerpos de las mujeres, utilizando la coyuntura de la emergencia sanitaria para discutir este tema ‘en lo oscurito’, lejos del escrutinio público, sin la presencia de medios de comunicación y sin haber realizado un análisis previo y concienzudo de la normatividad internacional en la materia.

La salud y la vida de las mujeres no pueden ni deben ser utilizadas para sus golpeteos políticos”, versa el comunicado.