Sin importar el impacto económico o cuántas mujeres nos ausentemos durante el 9 de Marzo por el paro nacional, la pregunta es ¿Qué va a pasar después de hoy? ¿Qué acciones se llevarán a cabo para dar respuesta a los gritos de dolor y desesperación de millones de mujeres que exigimos seguridad y justicia?

Y no, no es que estemos locas ni en contra de los hombres, no es que nos hagamos las víctimas, somos millones de mujeres que hemos sufrido algún tipo de violencia las que hoy decimos, YA BASTA.

Somos millones de mujeres las que exigimos una verdadera reflexión acerca del grave problema al que México se está enfrentando, nos están matando y al país pareciera no importarle.

Es injusto que en México te asesinen por el simple hecho de ser mujer, sí, a los hombres también los asesinan, la diferencia es que a los hombres los matan otros hombres en delitos como delincuencia organizada, asaltos, riñas, etcétera.

A las mujeres no, a las mujeres nos violan, nos exhiben, nos queman, nos arrojan a los basureros después de haber usado nuestro cuerpo a su antojo, esa es la diferencia, a los hombres no los matan otras mujeres después de haber abusado sexualmente de ellos, a nosotras sí.

Y es que muchos hombres creen que las mujeres nacimos para servirles, para tratarnos como quieren, para ser objetos sexuales, desestimando nuestro valor solo porque les hicieron creer que por ser hombres valen más que nosotras.

Recuerdo cuando tenía 17 años, regresaba de la escuela y un sujeto me seguía, aceleré el paso, no sirvió de nada, me alcanzó me tiró al suelo y tocó mi cuerpo, yo lloré y le supliqué que me dejara, si hubiera sido hombre, no me habría pasado eso.

Hace poco, rumbo al trabajo me pasó lo mismo, un hombre metió su mano entre mis piernas y se fue corriendo, aún me llena de coraje recordarlo porque me pregunto; ¿Qué es lo que les hace creer que tienen algún derecho sobre nuestros cuerpos?

Qué es lo que les ha hecho creer que somos suyas, que nos vestimos para provocarlos, que pueden acosarnos, agredirnos, humillarnos, destrozarnos la vida como le ha sucedido a miles de mujeres.

Por eso es que hoy estamos hartas, cansadas, porque efectivamente la culpa no es nuestra, ya basta de hacernos creer que somos responsables de las conductas feminicidas de los demás, no es nuestra forma de vestir, no es el lugar en el que estamos, las responsables NO somos nosotras.

Mujeres, no justifiquemos la violencia de ningún tipo, porque cuando nosotras justificamos la violencia de nuestro victimario estamos cediendo nuestra valía, debemos romper el silencio.

Es increíble que miles de mujeres que sufren violencia, lo viven con vergüenza, como si fuera su culpa, su responsabilidad y no es así.

Que este movimiento sirva para que los gobiernos, las instituciones y la sociedad en general se de cuenta de la inseguridad en la que vivimos las mujeres, que sin importar la edad nos están asesinando.

Por aquellas que hoy ya no están con nosotras pero que viven en cada una de nuestras voces, que no sea solo un día de Marzo, que sea hasta lograr el objetivo: igualdad, justicia, seguridad, no estamos solas, por eso hoy y siempre #NiUnaMenos, #VivasNosQueremos.