El flujo de migrantes, en su mayoría centroamericanos, que cruzan la frontera sur de México no se detiene. El gobierno de Donald Trump insiste en que el gobierno mexicano debe detenerlos antes de llegar a la frontera norte, mientras sus políticas y discurso antimigrantes prevalecen y se endurecen.

Aunque recientemente, la Corte de Estados Unidos suspendió el programa “Quédate en México”, por diversas quejas provenientes de grupos como Médicos Sin Fronteras (MSF), al considerarlo violatorio de tratados internacionales que protegen a los migrantes perseguidos por raza, religión, posturas políticas o nacionalidad, más de 60 mil personas han sido regresadas a México desde que se puso en marcha en enero de 2019.

“Quédate en México” inició operaciones en enero de 2019 y envió a miles de migrantes solicitantes de asilo a las principales ciudades fronterizas mexicanas a esperar la larga y casi imposible resolución de sus solicitudes, lo que ha colapsado el control migratorio del lado de la frontera mexicana.

Información de la Patrulla Fronteriza (USBP) reveló, en la zona de El Paso el número de detenciones de migrantes adultos viajando solos se elevó en un 95 por ciento.

De octubre de 2019 a enero de 2020 fueron arrestados 10 mil 30 adultos, mientras en el mismo periodo entre 2018 y 2019 solo se registraron 5 mil 150 detenciones de este rubro y la cantidad de familias y menores detenidos que viajan solos bajó un 69 por ciento.

La violencia es una de las principales causas por las que migrantes deciden dejar sus países y dirigirse hacia Estados Unidos.

De acuerdo con datos de la asociación Médicos Sin Fronteras, 61.9 por ciento de los migrantes entrevistados por ellos en 2018 asegura haber vivido violencia en sus países de origen y, por desgracia, al llegar a México no encuentran mejores condiciones.

De los 480 migrantes entrevistado por MSF, un 57 por ciento aseguró haber estado expuesto a alguna situación de violencia en territorio mexicano; además en las 3 mil 695 consultas de salud mental atendidas entre 2018 y 2019 por la asociación, el 78 por ciento de los pacientes presentó elementos desencadenados por exposición a hechos violentos vividos en el país.

Según datos de representantes del gobierno de Tamaulipas en Texas, de las 20 mil solicitudes de asilo de migrantes, tanto mexicanos como extranjeros, presentadas a la Corte Migratoria de Brownsville, Texas desde julio de 2019, hasta la fecha solo siete han salido aprobadas.

Con las duras medidas de vigilancia con nuevas tecnologías, así como el control migratorio impuesto por Estados Unidos con el envío masivo hacia México de migrantes con petición de asilo, el número de solicitudes que reciben las autoridades estadounidenses de quienes desean ingresar y permanecer en su país ha disminuido, pero se esperan cambios tras la última decisión de la Corte.