La directiva del club rojiblanco decidió castigar de forma deportiva y económica a los dos futbolistas luego de las polémicas en las que se vieron envueltos.

Tal y como lo dicta el reglamento interno del equipo, Cristian Calderón y Uriel Antuna participaron en dos incidentes diferentes fuera de la cancha que les costarán penalidades monetarias, además de la posible pérdida del derecho a ser convocados para algunas de las jornadas que están por venir.

En el comunicado publicado por la institución de Guadalajara, se explicó que “el compromiso y la disciplina son prácticas y valores indispensables para el funcionamiento de un equipo ganador”.

A Cristian Calderón, quien llegó como refuerzo para el Clausura 2020, se le aplicará una multa de un mes de sueldo luego de que fue visto a altas horas de la noche en una en un concierto de música regional, donde hasta se subió al escenario a cantar con el artista, y fue grabado por varios de los presentes. Luego de esta trasnochada, el lateral tuvo que ausentarse del entrenamiento debido a que presentó molestias estomacales.

En el caso de Uriel Antuna, aunque no se saben los motivos de su sanción de manera oficial, se conoció que una una revista de espectáculos de la Ciudad de México lo captó en una situación antideportiva. Debido a esto, posiblemente sea sancionada su participación en el próximo partido frente al León.

Chivas además anunció en su comunicado lo siguiente: “Ambos jugadores aceptaron dicha llamada de atención y refrendaron su compromiso con la institución para demostrar continuamente el deseo de mejorar su actitud y respetar los valores de del club”.

Ambos jugadores formaron parte de la lluvia de refuerzos en la gestión de Ricardo Peláez, y previo al arranque del torneo, al igual que todos sus compañeros, firmaron un convenio en el que se comprometían con el club a evitar cualquier tipo de conducta antideportiva, como en la que finalmente terminaron incurriendo.