A pesar de las cifras de recuperación de barriles, Pemex pierde más en ventas frente al avance de sus competidores.

A pesar del considerable éxito que ha tenido la estrategia contra el huachicolPetróleos Mexicanos (Pemex) está perdiendo cada vez más ingresos, aún cuando ha recuperado más de 15 millones de barriles con la estrategia antirobo.

Esto indica que, aunque a la paraestatal ya no le roban tantos litros como hace dos años, tampoco está vendiendo la misma cantidad de gasolina en tiempos recientes.

La competencia le ha llegado a Pemex con muchas caras, colores y nacionalidades diferentes: Hidrosina, BP, Petro Seven, Shell, G500, Oxxo Gas y Exxon Mobil son sólo algunos de los competidores directos a los que la empresa del estado mexicano se enfrenta día con día.

En México, el 34% del total de gasolineras ya no pertenecen a la firma del estado, es decir, una de cada tres gasolineras tiene una marca diferente a la del gigante petrolero mexicano, y esto ha tenido su impacto en las finanzas de la empresa: 99,211 millones de pesos en comparación con las cifras de venta de 2018.

No obstante, la estrategia contra el huachicoleo parece ser un éxito: durante 2019 se extrajeron 5,100 barriles diarios, un avance considerable si se compara con los 57,400 barriles diarios que extraían los huachicoleros en 2018; estas cifras se ven reflejadas en un rescate de 52,400 barriles de combustible diarios, traducidos en 19,126,000 de barriles de crudo en todo el año. Por otro lado, Pemex reporta pérdidas de 79,400 barriles diarios -en comparación con 2018- en ventas directas, es decir, una reducción de 28,981,000 barriles vendidos en el año.

En total, se tiene un margen diferencial entre barriles recuperados y barriles vendidos de 9,855,000; estos datos, traducidos en términos de valor, representan un déficit de 43,211 millones de pesos.

El déficit de venta está relacionado directamente con la competencia en el mercado de la gasolina: entre 2018 y 2019, hubo un crecimiento del 10% en el total de gasolineras manejadas por privados en México, donde el 16% son manejadas por empresas extranjeras.

Al consumidor final se le abren nuevas puertas para comprar, pero a Pemex las finanzas se le complican cada día más, y al parecer la situación se dificultará con el paso del tiempo: empresas como Shell y BP tienen planes de expansión en el territorio mexicano, donde planean llegar a tener el 15% total de gasolineras en el territorio nacional dentro de los próximos 10 años.

Pemex sigue siendo el líder proveedor de gasolina a nivel nacional debido a la falta de infraestructura de las otras marcas, pero, si sigue presentando pérdidas en ventas como esta al final de 2020, la empresa estará en una posición complicada frente a sus competidores, que son cada vez más fuertes.