feministas de América Latina y el Caribe
Con la asistencia de 130 feministas latinoamericanas, este lunes se inauguró el foro de las organizaciones feministas de América Latina y el Caribe. FOTO: CIMAC NOTICIAS.

Santiago de Chile, Chi. Con la asistencia de 130 feministas latinoamericanas y presidido por Virginia Matus, de la organización feminista “La Morada”, de Chile, este lunes se inauguró el foro de las organizaciones feministas de América Latina y el Caribe en el marco de la XIV Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe que se inauguró este día y concluirá el 31de enero.

La XV Conferencia Regional es uno de los foros principales de los derechos de las mujeres y la igualdad de género en la región, se realiza en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en tanto que de forma alterna, organizaciones de la sociedad civil se reúnen para discutir la agenda de género.

Durante la inauguración la secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) Alicia Bárcena, destacó que este organismo ha recogido las luchas históricas de las mujeres desde una perspectiva holística y política sobre las discriminaciones y la situación de las mujeres y agregó que a 25 años de a Plataforma de Acción de Beijing, “el temor es el retroceso”, pues la región enfrenta “una encrucijada compleja” caracterizada por crisis ambientales y una desaceleración económica producto de un modelo económico de acumulación de la riqueza que no es sostenible.

Las movilizaciones en la región son resultado de los bajos niveles de aprobación de las instituciones y de los gobiernos, es decir, que existen problemas de gobernabilidad y la urgencia de políticas transformadoras, agregó.

CEPAL llamó al respeto a la libertad de expresión: “las manifestaciones ciudadanas no deben ser reprimidas deben servir para evolucionar, es la única forma del cambio y las mujeres son las más activas en estas manifestaciones, garantizar el derecho a la manifestación como un Derecho Humano, es esencial para la democracia y la gobernabilidad.

También llamó a reconocer la participación de pueblos indígenas, en particular las mujeres indígenas, quienes deben estar en el centro del debate de todos los espacios y sectores de la sociedad.

Alicia Bárcena concluyó diciendo que “no se podrá hablar de desarrollo e igualdad si no hay participación de las mujeres, éxito y victoria en el avance de Derechos Humanos de las mujeres”.

En tanto, Lucy Garrido, de la Articulación Feminista Marcosur apuntó que las conferencias de CEPAL son articuladoras de la región sin embargo, “aislamos a algunos países al no darles la solidaridad que deberíamos”.

“En estos espacios hemos logrado que nuestros derechos se expandan, se profundicen… América Latina y el Caribe es y será cada vez más feminista” concluyó Garrido.

En su participación, la presidenta de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) Mabel Bianco, señaló que si bien hemos avanzado, aún se requieren transformaciones y la inclusión de las mujeres en todos los niveles de acción: gobiernos, sindicatos, empresas.

Bianco, también Copresidenta del Comité de ONG para la Condición de la Mujer de América Latina y el Caribe, señaló que serán necesarios los recursos pero también la participación de las mujeres en el ejercicio del poder, “necesitamos fondos y poder, los cambios los hacen los políticos, debemos estar ahí y no podemos esperar 25 años más”.

Francisca Pérez Garrido, colaboradora de La Morada, organización feminista chilena analizó el contexto actual de su país donde las movilizaciones no han cesado desde octubre de 2019.

“El Chile de hoy está entre lo cambiante y lo inmodificado. Chile referido como el paraíso de la paz y el desarrollo muestra sus grietas, no puede contenerlos más, surgen los malestares del que ha sido preso de este sueño perverso”.

Para Pérez Garrido, desde 2018 a octubre de 2019 comenzó un largo grito que va alcanzando el espacio y el sonido: ¡NO MÁS!

En honor a Fabiola Camplilla, una mujer pobre trabajadora que caminaba hacia su turno y una bomba la dejó ciega, Pérez Garrido recordó el foro del día anterior en el que, en memoria de Camplilla, concluyó “Nuestras democracias no pueden escribirse sobre los cuerpos violentados de las mujeres”.